San Francisco prohibiría la tecnología de reconocimiento facial

La propuesta prohíbe su uso con excepción en las instalaciones bajo control federal como el aeropuerto y el puerto

Municipiosur.com
Agencias

San Francisco, tradicionalmente una de las ciudades más amigables y conocedoras de la tecnología está por prohibirle a su gobierno el uso de tecnología de reconocimiento facial.

La prohibición propuesta es parte de un decreto anti vigilancia mucho más amplio que se espera sea aprobado por la Junta de Supervisores de la ciudad este martes. De ser aprobado, una mayoría de los 11 supervisores de la junta han expresado su apoyo, convertirá a San Francisco en la primera ciudad de Estados Unidos en prohibir el uso de tal tecnología por parte de su policía y departamentos gubernamentales. El decreto también podría instar a otros gobiernos locales a tomar medidas similares.

Los sistemas de reconocimiento facial son usados cada vez más en todas partes, desde departamentos de policía hasta conciertos de rock, hogares, tiendas y escuelas. Éstos están diseñados para identificar personas en específico a través de videos en vivo, grabaciones de video, fotografías, que frecuentemente se comparan con una serie de rostros (fotografías de arresto, por ejemplo).

La norma propuesta en San Francisco prohíbe el uso de la tecnología de reconocimiento facial a los 53 departamentos de la ciudad, incluyendo al Departamento de Policía de San Francisco, que no usan la tecnología actualmente, pero sí la probaron entre 2013 y 2017. Sin embargo, el decreto considera una excepción a las instalaciones bajo control federal como el aeropuerto y el puerto de San Francisco. El decreto no evita que los negocios o residentes utilicen el reconocimiento facial o la tecnología de vigilancia en general por ejemplo en sus cámaras de seguridad privadas. Tampoco limita a la policía de, digamos, utilizar las grabaciones de una cámara Nest de una persona para ayudarse en un caso criminal.

«Todos apoyamos el buen trabajo policial, pero ninguno quiere vivir en un estado policial”, dijo a CNN el supervisor Aaron Peskin de San Francisco que introdujo el proyecto de ley a principios de este año.

El decreto agrega más combustible al fuego que rodea a la tecnología de reconocimiento facial. A la vez que la tecnología se vuelve más popular, se ha puesto bajo un escrutinio de seguridad mayor mientras crecen las preocupaciones sobre su implementación, certeza e incluso el origen de los rostros que son utilizados para entrenar a los sistemas.

En San Francisco, Peskin está preocupado porque la tecnología es “tan fundamentalmente invasiva” que no debería ser utilizada.

«Creo que San Francisco tiene una responsabilidad de hacerse escuchar sobre las cosas que afectan al mundo entero que están sucediendo en nuestro patio”, dijo.