Los gemelos idénticos en realidad no lo son

Agencia

Municipiosur.com

El 27 de marzo de 2015, el astronauta Scott Kelly viajó hasta la Estación Espacial Internacional, donde permanecería hasta el 2 de marzo del año siguiente. Mientras tanto, su hermano gemelo, Mark, permanecía en la Tierra. Ambos tienen la misma ocupación, pero esta vez solo uno de ellos volaría al espacio, por lo que suponían un modelo perfecto para estudiar los efectos que tienen este tipo de viajes sobre la salud y el material genético de quienes los realizan. De aquel experimento se extrajeron multitud de datos comparativos, que aún siguen estudiándose a día de hoy. Pero no son los únicos gemelos idénticos que han participado en un estudio científico.

El hecho de ser genéticamente idénticos les convierte en grandes modelos para analizar los factores ambientales que pueden afectar a nuestro ADN y nuestra salud. ¿Pero qué pasaría si estuviéramos equivocados en este punto? Un nuevo estudio, recién publicado en Nature, señala que, en realidad, los gemelos idénticos también pueden tener diferencias genéticas. Lógicamente, son mucho más pequeñas que las de los mellizos o cualquier otra pareja de hermanos, pero existen. Y es necesario tenerlas en cuenta.

Gemelos idénticos no tan idénticos

Los gemelos idénticos provienen de un solo zigoto, procedente de un espermatozoide y un óvulo, que una formado se divide para dar lugar a dos copias prácticamente idénticas.

Por el contrario, los mellizos se originan cuando dos espermatozoides fecundan dos óvulos, de ahí que su variabilidad genética sea mucho mayor. Pero, volviendo al origen de los gemelos, en el momento que el zigoto se divide, los dos zigotos comienzan a evolucionar independientemente como embriones, a medida que sus propias células se van dividiendo. Este proceso puede conllevar mutaciones, que no tienen por qué ser las mismas en ambos.

Con información de: El Imparcial

Be the first to comment

Deja un comentario