Ser líder sindical, es oler a “muerte”

Por Federico Lagunes Peña

 

En varias ocasiones doña Marjorie Oropeza Núñez, líder del sindicato ASTRAC-CTM, hizo público que recibía “amenazas de muerte” por su actividad como dirigente sindical. Marjorie siempre “gritó” que temía por su vida. Marjorie, en varios videos que subió a sus “redes sociales”, eternamente le pidió el “apoyo” al gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, el cual nunca recibió. ¿Cuál fue la consecuencia final para Marjorie?, que a finales de marzo del 2018, fue asesinada en la ciudad de Agua Dulce. El 18 de diciembre del 2018, los líderes obreros de CIESSA, Manuel Pérez Muzo y Lorena González León, se presentaron en el “Parque Independencia” de Coatzacoalcos, para denunciar que estaban recibiendo “amenazas de muerte” por parte de los “malos”, el matrimonio también solicitó “protección” al gobierno de los “Yunes Azules”, pero este tampoco llegó. El 23 de enero pasado, Víctor Manuel y Lorena, fueron “ejecutados” en su domicilio en la colonia “Cuatro Caminos”, en Agua Dulce”. ¡Señores!, hace algunos días, un “comando armado” se presentó a las oficinas de “Alianza Sindical”, y “con la mano en la cintura”, “rafagueó” las instalaciones sindicales. ¿A dónde queremos llegar con el comentario?, a un solo punto: 1.- El actual gobierno estatal de MORENA, tiene la obligación de brindarle “protección” a doña Ruth Calderón, Secretaria General de “Alianza Sindical”, si no se toman medidas precautorias al respecto, la integridad de Ruth, en efecto, corre grave peligro, tomando como base la “rafagueada” que le acomodaron en su sindicato. Lo de la “rafagueada” no fue ninguna broma, ¡por supuesto que no!. A la señora Calderón, si no la “cuida” la policía estatal, le podría pasar lo mismo que a: Marjorie, Víctor Manuel, Lorena y otros líderes obreros que han perdido la vida a manos de los delincuentes, y todo a raíz, de la disputa de la “mano de obra” que se da en los municipios de: Las Choapas, Agua Dulce y Moloacán. “Más vale prevenir, que lamentar”. Cuitláhuac García Jiménez, Gobernador de Veracruz; Eric Cisneros Burgos, Secretario de Gobierno y Hugo Gutiérrez Maldonado, Secretario de Seguridad Pública, no pueden tomar a la ligera la “rafagueada” que se dio en las oficinas de “Alianza Sindical”, hacerlo sería una irresponsabilidad de parte de ellos. Es una “prioridad” y “urgencia”, que el gobierno estatal, le dé seguridad a Ruth Calderón, pues no vaya a ser la de malas que la dama sea otra “víctima sindical” de los “pillos”. En Agua Dulce, ser dirigente obrero, es sinónimo de muerte. De lo anterior que no exista la menor duda. Comentarios: federico.lagunes@hotmail.com Tel: 9211353044.