Como todos los años “Los drogadictos anónimos” ponen en venta sus roscas

cof

Los puntos de venta son la calle Lirios esquina Jacarandas de la colonia Rancho Alegre I, y Carranza esquina Zaragoza

Municipiosur.com

Julio Escobar

 

Desde hace una semana los integrantes de Drogadictos Anónimos “La promesa” de Coatzacoalcos, iniciaron con la preparación y venta de roscas del día de reyes.

 

Los jóvenes llevan alrededor de 10 años realizando este trabajo que no solo funciona como un apoyo económico para los drogadictos, si no también contribuye en su recuperación, al convertirse en una terapia laboral  y recreativa.

 

“Están participando dos equipos, dos de cinco los que elaboran las roscas de reyes y los que estamos en los puntos de venta somos alrededor de 10 jóvenes”, aseveró David Rodríguez Laredo representante del grupo.

 

Los puntos de venta son la calle Lirios esquina Jacarandas de la colonia Rancho Alegre I, Carranza esquina Zaragoza frente a la catedral de San José en el Centro e Hidalgo esquina Corregidora en el mercado de juguetes.

 

Todo el recurso recaudado con la venta, será utilizado en el mantenimiento de La Promesa.

 

En otro orden de ideas, en el último semestre ocho jóvenes se reintegraron a la sociedad luego de ser atendidos en el grupo de Drogadictos Anónimos “La promesa” de Coatzacoalcos.

 

La asociación civil funciona como refugio para todos aquellos que son adictos a algún tipo de alucinógeno, sus miembros forman una comunidad en la que a través de tareas diarias, el drogadicto comienza a  recuperarse de la adicción.

 

“Actualmente somos 25   y tenemos compañeros que ya se integraron a la sociedad y que en algún momento estuvieron en el proceso, son como 8 jóvenes de Coatzacoalcos.

 

Ellos por agradecimiento vienen a sus juntas, sus sesiones y que es parte de su recuperación”, indicó el representante del grupo.

 

Refirió que tan la marihuana, así como la cocaína son los estimulantes que más consumen los que ingresan al grupo, sin embargo existen otras drogas, como los solventes, resistol, thinner y hasta cemento.

 

“Las drogas destruyen y vienen de alguna forma perdidos y engañados por la drogadicción, viven a veces en el mundo de la mentira y la falsedad  y bueno cuando llegan aquí lo primero   que tienen que hacer es aceptar que tienen un problema y su problema es la adicción a la droga”, puntualizó.