Héctor Robles, director de Diario del Istmo; Jesús Ramírez Cuevas, Vocero del Presidente de la República y Amado Cruz Malpica, alcalde de Coatzacoalcos. Los tres personajes sostuvieron un buen encuentro en la colonia Petrolera, donde platicaron de muchos temas. Fue en la casa de Héctor Robles donde se dio la reunión. El maestro José Pablo Robles Martínez, con mucha sabiduría y profesionalismo, ha logrado instalarse, como uno de los dueños de medios de comunicación, más leales a don Andrés Manuel López Obrador. A los Robles, y que lo anterior se escuche lejos, no hay que envidiarlos, ¡por supuesto que no!, al contrario, se les tiene que reconocer que son talentosos en todo lo que hacen. “Crea tu imperio, pero aprende a conservar tu reino”

Los Robles, siempre serán los Robles, aquí en Coatzacoalcos, y en donde sea. ¿De qué Robles hablamos?, pues de los dueños de Diario del Istmo que se edita en el puerto de Coatzacoalcos. El pilar de la familia Robles, y esto hay que dejarlo muy en claro, es el maestro José Pablo Robles Martínez, de lo anterior no hay ninguna duda. Como “Pepe Robles”, absolutamente, nadie. ¡Señores!, ahora que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en efecto, anduvo de gira por el sur de Veracruz, donde llevo a cabo su “Conferencia Mañanera” y encabezó el 84 aniversario de la Expropiación Petrolera en la ciudad de Minatitlán, no tuvo el tiempo para dialogar, como siempre lo hace con Robles, pero eso no fue motivo para que uno de colaboradores más cercanos, si lo hiciera, y aquí estamos hablando de Jesús Ramírez Cuevas, quien es el Coordinador General de Comunicación Social y Vocero de la Presidencia de la República. El encuentro de Ramírez y Robles, se dio en la casa de Héctor Robles, director general de Diario del Istmo. En dicha reunión, en la colonia Petrolera, solo hubo un invitado, y este fue don Amado Cruz Malpica, presidente municipal de Coatzacoalcos. ¿Conque hay que quedarnos del encuentro entre Ramírez Cuevas y el famoso “Capi Robles”?, con la excelente relación personal que la familia Robles tiene con López Obrador y sus principales colaboradores que marcan el rumbo de la “Cuarta Transformación” en el país. La fotografía que ya circula por todos lados, donde aparecen: Jesús Ramírez Cuevas, Héctor Robles y Amado Cruz Malpica, solo tiene un significado, y este no es otro que los Robles, en lo que hace a los medios de comunicación, son de los mejores aliados que tiene don Andrés Manuel. Los eternos “envidiosos” de los Robles, los cuales son muchos en el estado de Veracruz, en vez de “criticar” y “cuestionar” esta excelente relación personal que tiene el maestro José Pablo Robles Martínez, con el Jefe del Ejecutivo Federal y con quienes rodean al mandatario, mejor deben de aceptar que los Robles tienen el lugar privilegiado con AMLO por el hecho, que ellos, y que lo anterior se escuche lejos, desde hace muchos años, se la jugaron con Andrés Manuel, por lo tanto, son merecedores a disfrutar lo que se ganaron a pulso. A los Robles, no se les debe de envidiar absolutamente nada, es todo lo contrario, ellos merecen el total reconocimiento, de “todos”, por estar en el lugar que están, ahí cercanos al Presidente de la República y a los hombres y mujeres del verdadero poder de la 4T. Como bien lo dice López Obrador: “La política es de definiciones, no de disimulaciones”. Pues bien, los Robles, se definieron perfectamente con don Andrés Manuel López Obrador, lo anterior es lo que se tiene que valorar de ellos. El dato duro: 1.-¿De qué charlaron Jesús Ramírez Cuevas y Héctor Robles?, en la próxima columna daremos a conocer algunos detalles. Lo de hoy, es que los Robles, son fieles amigos y aliados de don Andrés Manuel López Obrador. De lo anterior que no exista la menor duda. “Así es esto de las gelatinas, algunas cuajan y otras no”. Y aquí, sin lugar a dudas, la sabrosa gelatina de los Robles, les cuajo muy bien, a la perfección Fin del comunicado. “Crea tu imperio, pero aprende a conservar tu reino”. (Artículo escrito por Federico Lagunes Peña. Coatzacoalcos, Ver. Tel: 9211353044)

Be the first to comment

Deja un comentario