El misterio de los dientes de tiburón de Jerusalén

Agencia

Municipiosur.com

Unos científicos han encontrado un inexplicable conjunto de dientes de tiburón fosilizados en una zona donde no debería haber ninguno: en un yacimiento arqueológico de 2900 años de antigüedad en la Ciudad de David de Jerusalén. La Ciudad de David es una de las partes más antiguas de Jerusalén. El sitio donde se han encontrado estos dientes está a 80 kilómetros del lugar más cercano en el que habría resultado plausible encontrar esos fósiles si hubiesen quedado depositados ahí de forma natural.

No hay pruebas concluyentes de por qué se reunieron esos dientes de 80 millones de años, pero es factible que formasen parte de una colección de tiempos del rey Salomón, concretamente un poco después de su muerte. El mismo equipo ha hecho últimamente hallazgos similares, también inexplicables por mecanismos naturales, en otras partes de la antigua Judea.

Los dientes de tiburón que se han identificado proceden de varias especies, incluyendo el extinto grupo Squalicorax del Cretácico Superior. Los tiburones de este tipo, que llegaban a medir entre 2 y 5 metros de largo, solo vivieron durante el Cretácico Superior (que fue el mismo periodo en el que existieron los dinosaurios más tardíos).

Al presentar el trabajo en la Conferencia Goldschmidt, que este año se ha celebrado en internet en vez de físicamente, el investigador principal, Thomas Tuetken (Universidad de Maguncia en Alemania) declaró: «Estos fósiles no están en su lugar original; fueron trasladados. Probablemente eran valiosos para alguien, aunque no sabemos el motivo, ni por qué objetos similares que hemos encontrado en más de un lugar de Israel fueron trasladados a esos sitios».

Los dientes fueron hallados enterrados en el material utilizado para rellenar un sótano antes de convertir el emplazamiento en una casa grande. Esta casa estaba situada en la Ciudad de David. Los dientes fueron encontrados junto con espinas de pescado arrojadas como residuos de comida hace 2.900 años y otros objetos de la época. Entre estos objetos, figuraban cientos de unidades de un tipo de objeto que se empleaba para sellar cartas y paquetes confidenciales, lo que implica una posible conexión de los inquilinos de la casa con la clase administrativa o gobernante en algún momento. Normalmente, el material arqueológico se data en función de las circunstancias en las que se encuentra, por lo que al principio se supuso que los dientes eran contemporáneos de los demás objetos encontrados.

«Nuestra hipótesis de trabajo es que los dientes fueron reunidos por coleccionistas, pero no tenemos nada que lo confirme», resume Tuetken. «Tampoco hay marcas de desgaste que puedan mostrar que se utilizaron como herramientas, ni agujeros de perforación que indiquen que se usaron como parte de joyas».

Con información de: Noticias de la Ciencia

Be the first to comment

Deja un comentario