Escamilla, “Santa Lucrecia”

DE POLÍTICAS

Por Federico Lagunes Peña

La reparación de la parrilla del puente “Coatza Uno”, durante más de 15 años, ha resultado ser un jugoso y sabroso negocio para las “compañías foráneas” que les ha tocado “ganar” los contratos millonarios para la reparación de la famosa infraestructura. Cientos de millones de pesos se han gastado las autoridades: federales y estatales en rehabilitaciones, y la parrilla nunca queda bien, siempre se rompe. Los trabajos en la parrilla “se han hecho con las patas”. Todas estas “raterías” han sido denunciadas por años, tanto por empresarios, como por medios de comunicación de Coatzacoalcos, ¿y qué ha pasado?, pues absolutamente nada. Los “ratones” se han comido el quesito, y ahí andan, bien sueltos. Desde el gobierno de Fidel Herrera Beltrán, hasta el actual de Cuitláhuac García Jiménez, la parrilla del “Coatza Uno”, ha sido un “dolor de cabeza”, donde la corrupción es bastante evidente. Los “constructores fuereños”, se han enriquecido con la famosa parrilla, pues han cobrado lo que se les pega la gana. ¡Señores!, estos “malos manejos” que se han dado en el puente “Coatza Uno”, ahí en la parrilla, pueden llegar a su fin, ¿por qué?, por la simple razón que la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas del gobierno de Veracruz, a cargo de Helio Hernández Gutiérrez, le acaba de asignar a la constructora porteña, “Corporativo Industrial Santa Lucrecia”, la reparación de la parrilla. La nueva rehabilitación tendrá un costo de 7 millones de pesos. ¿De quién es “Santa Lucrecia” S.A. de C.V?, el propietario es don Luis Escamilla Aguilar, Vicepresidente de Infraestructura de la CMIC, ahí donde el presidente del organismo es Pablo Farfán Sánchez. De acuerdo a la información que nos proporcionó nuestra fuente informativa que tenemos en palacio de gobierno, en Xalapa, la empresa de Escamilla, ganó bien el contrato, ¿qué significa lo anterior?, que no existió ningún “chanchullo” o “recomendación”. La constructora de Luis Escamilla, le gano en buena lid a constructoras importantes de la talla de: FOSMON, propiedad del Oscar Fosado Monsalvo y “Grupo Ventura”, de don Elvis Ventura quien tiene su sede en la ciudad de Nanchital. ¿Con que nos quedamos con el contrato que gano Luis Escamilla Aguilar?: 1.-En primer lugar que la SIOP de Helio Hernández Gutiérrez, le dio la “chamba” a una empresa 100% de Coatzacoalcos. 2.-Que “Santa Lucrecia”, de Escamilla, tendrá que hacer un excelente trabajo de reparación, pues si no lo hace, los miles de automovilistas que circulan por el puente, tendrán perfectamente identificada a la empresa y al propietario para mentarle su “mandarina”, si las cosas no se hacen bien. 3.-De Luis Escamilla Aguilar, lo que se sabe, es que es un constructor que se caracteriza por su: honestidad y profesionalismo. Es un ser humano de bien, que solo se dedica a trabajar por el: bienestar, desarrollo y modernidad del municipio de Coatzacoalcos. 4.-Una de las excelentes obras que ha realizado el señor Escamilla Aguilar, y que reflejan su gran calidad de constructor, fue la pavimentación con concreto hidráulico del tramo carretero que va del “Puente Joroba” a la “Macro Chevrolet”. La arteria, desde su inauguración, no tiene ni un solo hoyo o cuarteadura, lo anterior habla de la excelencia para trabajar del “Corporativo Industrial Santa Lucrecia”, de Luis Escamilla Aguilar. Fin del comunicado.