LA COMISION NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS

PRESENCIA JURIDICA
Por Mario Ulises Pereyra Esquivel

Es indudable que la fundación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en nuestro País,
fue un verdadero acierto, siendo creada mediante un decreto del Presidente Carlos Salinas de
Gortari en el año de 1990; considerándose su antecedente más antiguo, a la Procuraduría de
los Pobres, fundada por Ponciano Arriaga en el año de 1847 en el Estado de San Luis Potosí,
siendo ésta Institución un antecedente también de suma importancia para la fundación de la
Defensorías de Oficio y Públicas en toda la República Mexicana en distintas épocas.
Otro antecedente lo fue la Dirección para la Defensa de los Derechos Humanos en el Estado de
Nuevo León en 1979, así como la Procuraduría del Vecino en la ciudad de Colima en 1983; de
igual forma se considera la Defensoría de los Derechos Universitarios, creada en mayo de 1985
en la Universidad Nacional Autónoma de México; La procuraduría de la Defensa del Indígena en
Oaxaca en 1986; en tanto que en el año de 1988, se funda la Procuraduría Social de la montaña
en el Estado de Guerrero y en éste mismo año la Defensoría de los Derechos de los vecinos en
el Municipio de Querétaro; el 25 de enero de 1989 se funda la Procuraduría Social del entonces
Departamento del Distrito Federal; y lo que se considera como el antecedente más
trascendente es la conformación de la Dirección de Derechos Humanos dependiente de la
Secretaría de Gobernación, el 13 de febrero de 1989.
Las Comisión desde su fundación ha sido presidida por intelectuales reconocidos y estudiosos
de los derechos humanos, como el Dr. Jorge Carpizo Mc. Gregor, que fue su primer Presidente
del 6 de junio de 1990 al 4 de enero de 1993, le siguió Jorge Madrazo Cuellar del 14 de enero
de 1993 al 7 de enero de 1996, la Dra. Mirelli Rocatti lo fue del 8 de enero de1997 al 13 de
noviembre de 1999, el Dr. José Luis Soberanes Fernández duró en su encargo 10 años del 16 de
noviembre de 1999 al 15 de noviembre de 2009; a partir de este período se estableció la
permanencia en el cargo por cinco años pudiéndose reelegir para un período más; fue electo el
Lic. Raúl Plascencia Villanueva, quien fungió del 16 de noviembre de 2009 al 15 de noviembre
de 2014; le siguió el Lic. Luis Raúl González Pérez del 16 de noviembre de 1914 al 16 de
noviembre de 2019, fecha en que fue designada, por compromisos de campaña la actual
Presidente Rosario Piedra Ibarra, quien desde su toma de posesión hasta éste momento no se
ha visto el trabajo que durante tantos años se hiciera y diera prestigio a nuestra Comisión.
En el mundo durante los últimos años se ha observado la consolidación de una tendencia
generalizada a favor de la cultura del respeto a los Derechos Humanos; nuestro País desde luego
no ha sido ajeno a este movimiento y todos los regímenes anteriores de Gobierno han orientado
su actuación hacia la creación de organismos públicos, para fortalecer la protección de los
derechos fundamentales del hombre señalados en nuestra Carta Magna.

A 30 años de la fundación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la figura del
Ombudsman mexicano se había venido afianzando, favorablemente en la sociedad, creando
perspectivas muy alentadoras, no solo por el hecho de que su actuación está inspirada en ideas
y corrientes del pensamiento universales que han sido probadas en su eficacia, sino también se
ha logrado su adecuación a nuestra realidad y a los ideales de justicia social y bienestar común
que consagra nuestra Constitución.
Pese a los avances que se habían logrado, no podemos afirmar que el fortalecimiento de éstas
instituciones sea un hecho consumado, pues si es cierto que son perceptibles algunos avances
cotidianos en la construcción de la cultura del respeto a la dignidad humana y a los derechos
inherentes a la misma, también es cierto que dicho afán, no se ha alcanzado, pues
desafortunadamente todavía es elevado el número de hechos violatorios, en todos los ámbitos
de los Derechos fundamentales del hombre; esperemos que la actual directiva haga todo lo que
sea necesario para conservar lo realizado así como que emprenda acciones para fortalecerla.
Este organismo de carácter nacional y los estatales encargados de la protección de los derechos
humanos, tienen entre sus objetivos esenciales los de promover el respeto de los derechos
inherentes a las personas, y fomentar el reconocimiento de la diferencia, estudiar y difundir
valores que favorezcan la tolerancia, eliminando la discriminación por cuestiones de género, raíz
cultural, posición económica o clase social, preferencias sexuales, o cualquier otra causa que
implique la presencia de esa conducta.
Es de resaltar que independientemente de todo el trabajo que pueda efectuar la Comisión, es
el Poder Legislativo el que tiene que iniciar leyes y perfeccionar las actuales en vigencia, a fin de
posibilitar que los Derechos Humanos, no sean vistos como anhelos, esperanzas o postulados
teóricos, sino por el contrario como una realidad en beneficio de la ciudadanía.
En nuestro País, la exigencia del respeto a los Derechos Humanos ha representado realmente
un cambio cultural y de conducta tanto de los gobernados como de quienes tienen a su cargo la
aplicación de la norma; cambio que, por otra parte, no ha estado exento de innumerables
dificultades respecto de la plena observancia de los mismos, pues ha enfrentado obstáculos de
carácter estructural, los cuales, sin embargo han sido superados bajo la premisa de que los
derechos de la persona humana nacen con ella misma y su observancia no solo es un deber para
quien tiene la obligación de aplicar la ley, sino para quienes participamos de una manera u otra
en la promoción de los valores humanos.
Finalmente, es oportuno mencionar que el fortalecimiento de la cultura del respeto a las
garantías fundamentales y la dignidad humana en una sociedad cada vez más plural y
actualizada como la actual, es tarea de todos , por ello debemos estar atentos al desempeño
que realice la actual dirigencia de la Comisión, misma que desde su llegada ha sido muy
cuestionada, por servir a los intereses del Ejecutivo y del Partido político en el Gobierno, por lo que debemos protestar ante cualquier violación de que tengamos conocimiento, exigiendo la
pronta y expedita intervención a fin garantizar la protección que nos otorgan las leyes.
*Vicepresidente Sur de Colegiados del Derecho en Defensa de la República A.C. “Todo el
Esfuerzo por México”
Sugerencias: 1942mapes@gmail.com mario.ulises.p@hotmail.com