Silvia, la trabajadora social de PEMEX, que murió por Coronavirus en Mina

Por Florencia Basulto Nelson

Municipiosur.com

Triste, muy triste la despedida que sus compañeros le tributaron hoy por la mañana a Silvia Reyes Román, Trabajadora Social del Hospital Regional de PEMEX, quien no logró vencer al Covid 19. Las lágrimas brotaron cuando la camilla abandonó la Sala de Velación y atravesó el patio rumbo a su última morada, entre vivas y aplausos de sus consternados colegas. Se repitieron escenas que hemos visto en los medios de comunicación, pero ahora era una amiga, una compañera, cercana a nuestros afectos, una trabajadora que siempre estuvo en pie de guerra, de guardia en el servicio de Urgencias, para atender a pacientes al borde de la muerte. En pie de guerra hasta en sus últimos días, en los que le tocó vivir su propia historia. Su viacrucis inició con la muerte de su querida mamá Felipa Román, el pasado 25 de mayo, víctima de coronavirus. Silvia, entraba al Covitario donde se contagió, presentaba los temidos síntomas y permaneció en su casa unos días, pero la dieron de alta, trabajó durante unos días y al poco tiempo la volvieron a hospitalizar en un estado crítico. Esta vez la destinaron a la Unidad de Cuidados Intensivos, donde la entubaron, pero según los médicos presentó mejoría y la dieron de alta, con esa urgencia que parecen tener para que los enfermos abandonen pronto el hospital. Solo dos días permaneció en su casa y regresó de nuevo, pero esta vez para despedirse. La fatal noticia la recibieron sus compañeros al llegar a sus labores hoy por la mañana: Silvia había dejado de existir. Pese a tener varios años de antigüedad, tenía solo un año de haber firmado su contrato de planta en la cocina. Sus compañeros tienen temor de correr la misma suerte, el hospital nunca fue 100 por ciento Covid, como dijeron los directivos, nunca le hicieron las construcciones necesarias, ni se utilizaron otros espacios con los que cuenta PEMEX. Ahí todos comparten las mismas áreas. Conviven todos con la muerte ¡Descanse en paz nuestra amiga Silvia!.