En busca del antídoto

Gabriel García Márquez

Sentido común

Mientras los estragos causados por el Coronavirus son imparables, todavía no se ha aprobado el uso de alguna vacuna contra el Covid-19 en ninguna parte del mundo.

Sin embargo, en los Estados Unidos ya están preparados para autorizar la producción de esta vacuna que aún no se inventa. Los laboratorios aprobados son de las compañías Moderna, Johnson&Johnson, Merck&Co, Pfizer Inc, y Astrazeneca Plc.

Otras empresas que compitieron para desarrollar esta vacuna, pero que fueron descartadas por el gobierno de Estados unidos, son Novavax Inc, Inovio Pharmaceuticals Inc, y la francesa Sanofi.

De aprobarse la nueva vacuna, ésta sería una fórmula elaborada en forma conjunta por las empresas aprobadas por el gobierno de Donald Trump.

Sin embargo, no solamente en los Estados Unidos se está buscando esta vacuna, también en el Centro de Investigación y Biotecnología de Rusia se está desarrollando una vacuna nasal.

En China ya se están realizando los ensayos finales con una vacuna que consideran que es segura y bien tolerada con la que esperan tener una buena respuesta en humanos.

Por su parte la Universidad de Oxford va a realizar pruebas en Brasil entre más de 2 mil personas y de resultar aprobada, ésta sería la vacuna que se va a producir en los Estados Unidos.

En esta carrera por encontrar la vacuna, México no se ha quedado atrás y la UNAM ya está realizando investigaciones en laboratorio, haciendo pruebas con animales, de manera que si todo marcha bien y logran descubrir una vacuna contra el Covid-19, estará lista para el 2021 para ser probada entre humanos.

De cualquier manera, dondequiera que se descubra la vacuna, ésta deberá ser aplicada en todos los países de todos los continentes, para hacer frente a este nuevo coronavirus SARS-CoV-2, mejor conocido como Covid-19.

Pero es muy importante que los gobiernos donde se estén haciendo investigaciones, brinden todas las facilidades y apoyo presupuestal a estos centros de investigación, para que puedan acelerar los resultados, pero sobre todo que las autoridades encargadas de autorizar el uso de estas vacunas hagan a un lado la burocracia y se apliquen a aprobar o desaprobar si fuera el caso, el antídoto que podría salvar miles de vidas. Es tiempo ya de frenar el avance del coronavirus, que está causando tanto dolor a la humanidad.