Nuevas pistas sobre el pasado de Marte

Agencia

Municipiosur.com

Unos científicos han ideado nuevas herramientas analíticas para desmenuzar la enigmática historia de la atmósfera de Marte, y determinar si la vida fue alguna vez posible allí.

El trabajo, publicado en la revista Science Advances, podría ayudar a los astrobiólogos a entender la alcalinidad, el pH y el contenido de nitrógeno de las antiguas aguas de Marte, y por extensión, la composición del dióxido de carbono de la antigua atmósfera del planeta.

El Marte actual es demasiado frío para tener agua líquida en su superficie, un requisito para albergar la vida tal como la conocemos.

«La pregunta que impulsa nuestros intereses no es si hay vida en Marte hoy en día», indica Tim Lyons, profesor de biogeoquímica de la Universidad de California, en Riverside (UCR). «Nos impulsa más bien la pregunta de si había vida en Marte hace miles de millones de años, lo que parece mucho más probable».

Sin embargo, «existen pruebas abrumadoras de que Marte tuvo océanos de agua líquida hace unos 4.000 millones de años», señaló Lyons.
La pregunta central que los astrobiólogos se hacen es cómo fue ello posible. El planeta rojo está más lejos del Sol que la Tierra, y hace miles de millones de años este generaba menos calor que hoy en día.

«Para que el planeta se calentara lo suficiente como para que hubiera agua líquida en la superficie, su atmósfera probablemente habría necesitado una inmensa cantidad de gas de efecto invernadero, concretamente dióxido de carbono», explicó Chris Tino, estudiante de postgrado de la UCR y primer autor del trabajo junto con Eva Stüeken, profesora de la escocesa Universidad de St. Andrews.

Dado que es imposible tomar muestras de la atmósfera de Marte de hace miles de millones de años para conocer su contenido de dióxido de carbono, el equipo llegó a la conclusión de que un sitio en la Tierra cuya geología y química guardan similitudes con la superficie marciana podría proporcionar algunas de las piezas que faltan del rompecabezas. Lo encontraron en el cráter de Nordlinger Ries, en el sur de Alemania.

Con información de: Noticias de la Ciencia