Videollamadas para aliviar la tensión en las cárceles catalanas

Agencia

Municipiosur.com

Las restricciones impuestas por la crisis del coronavirus afectan también a los presos, que no pueden recibir visitas de familiares y han dejado de disfrutar de los permisos de salida. Las limitaciones han provocado un aumento de la tensión en los centros penitenciarios que ha derivado en conflictos, como el plante de 60 presos en la cárcel de Brians 1. Para aliviar la presión, la Generalitat ha puesto en marcha un plan que permitirá a los presos contactar con sus familiares por videollamada.

La prueba piloto ha comenzado este martes en la cárcel de Quatre Camins con los ordenadores de la biblioteca. La Generalitat ha instalado un programa gratuito (Jitsi Meet) que permite a los internos contactar por videoconferencia con sus familiares en el exterior mediante teléfono móvil, ordenador o tableta. El departamento prevé extender el sistema al resto de cárceles “tan rápido como sea posible” y mientras dure la emergencia sanitaria.

Otro sistema para que los presos mantengan el contacto con sus familiares serán las videoconferencias vía Whatsapp. Justicia ha hecho un “pedido urgente” de 230 teléfonos móviles para repartir entre los equipamientos penitenciarios y los de justicia juvenil. El departamento recuerda que es un “sistema popular” al alcance de “la mayor parte de las familias” de los presos.

Justicia señala que ha puesto “todos los instrumentos posibles” a su disposición para “compensar la suspensión” tanto de los vis a vis (contactos íntimos en prisión) como de las comunicaciones a través de los cristales del locutorio. Los técnicos de la Generalitat contactarán con los familiares de los presos para “establecer los días y las horas de las videoconferencias”. Los presos sin recursos podrán llamar a sus familias de forma gratuita tanto en llamadas locales como internacionales y dispondrán, además, de televisores en sus celdas.

Con información de: El País