¿Golpe Militar? ¡Monstruosa perversidad!

Por Cecilio García Cruz

Jesús te ampare

La inseguridad y la violencia criminal son y serán el talón de Aquiles del gobierno de la Cuarta Transformación.

Son el punto vulnerable, débil, frágil que el presidente López Obrador no ha podido ni siquiera atemperar.

Retoma fuerza la criminalidad. En 11 meses se han registrado 36 mil asesinatos y 15 masacres, incluyendo la más reciente barbarie en contra de la familia LeBaron, en los límites de Sonora y Chihuahua.

Por supuesto, no es fácil erradicar, de golpe y porrazo, este flagelo.

Para ello se requiere de la participación de las fuerzas armadas del país, hombres de patriótica lealtad a prueba de balas, que tienen una formación de obediencia y respeto a las jerarquías.

El mensaje del general en retiro, Carlos Gaytán Ochoa, pisó, provocando un fuerte malestar, los callos del principal morador de Palacio Nacional cuando precisó:

“Nos preocupa el México de hoy. Nos sentimos agraviados como mexicanos y ofendidos como soldados”.

“Las decisiones estrategias del Ejecutivo no han convencido a todos, para decirlo con suavidad”.

“Ello nos inquieta, nos ofende eventualmente, pero sobre todo nos preocupa, toda vez que cada uno de los aquí presentes fuimos formados con valores axiológicos sólidos, que chocan con las formas con que hoy se conduce al país”.

Esos tres párrafos,mensajes claros y directos a AMLO, provocaron un tsunami de grandes proporciones en la 4T.

El experimentado y gran maestro del periodismo nacional, Abraham Mohamed, puntualizó en su magistral análisis político “CANDELERO” del viernes 25 de octubre:

“Preocupar más a los mexicanos con la versión de que está por darse un Golpe Militar contra el gobierno del presidente López Obrador, aparte de ser una monstruosa perversidad, es una soberana estupidez, porque la lealtad institucional de las Fuerzas Armadas está fuera de toda duda”.

Y, además, precisó Mohamed:

“Por mis 62 años como periodista conozco, tengo amistad y trato con mucha gente, incluidos Altos Mandos de las Fuerzas Armadas y con algunos de ellos comenté la perversa y estúpida versión del Golpe Militar, y ¿sabes qué?… ¡soltaron la carcajada..!”

Por eso, espantar con el petate del muerto no es ninguna novedad, pero siempre es peligroso para quien lo provoca, porque la intención se podría revertira quien lanza un rumor de esa magnitud.

Hablar en México de un posible golpe de estado, más que espantar con el colchón del difunto, para que los niños se asusten, parece que enseña la reata ahí donde apareció el colgado.

Por ello llamó la atención que AMLO, el Día de los Fieles Difuntos, por medio de sus redes sociales comentara un “golpe de estado” imaginario.

Más inquietud levantó, porque el comentario surgió después de que el ex subsecretario de la Defensa en el sexenio de Felipe Calderón, el general Carlos Gaytán Ochoa, lanzara una lapidaria crítica a la 4T.

Y de la andanada en redes sociales y medios de comunicación, a quienes, acusó de “morder la mano a quién les había quitado el bozal”.

Todo, por el estrepitoso descalabro del operativo en Culiacán, que exhibió la “mano tibia” del Gobierno Federal ante el crimen organizado.

Sin embargo, el lunes en su “Mañanera” el tabasqueño aclaró que no pasaba nada, que solo se trataba de una advertencia a quienes piensan conducirse por ese camino.

Es decir, un calambre de fin de semana, una calaverita en el Día de Muertos.

Una cortina de humo para tapar el desgarriate económico, ya que el broncón de la inseguridad no se puede ocultar.

DOÑA OLGA, no es cordero.

Tal parece que el síndrome de la Chimoltrufia está de moda en la 4T.

La política ficticia y arrogante arrogante de sostener en público una cosa y en privado otra, quedó más que demostrado con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

En público, en la casa de los legisladores federales, sostuvo, con toda energía que la Ley Bonilla era inconstitucional, “lo digo y lo sostengo”.

En privado, en el “besamanos” con el flamante gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, expresó con sorna todo lo contrario, es decir al revés volteado: que la norma iba a pervivir porque era legal.

Así como va, Doña Olga, se transforma día con día. Se aleja bruscamente de la Constitución, y se acerca más al circo de la política de su amigo y protector AMLO.

¿Será que aspira a la grande?

En tanto, Tatiana Clouthier, lanza un enérgico llamado a los mexicanos a despertar y luchar, para evitar que López Obrador nos lleve al comunismo y a la dictadura perfecta.