Estamos al borde de la guerra

Por Maquiavelo
Por un capricho de orden personal que tiene un propósito electoral, el presidente norteamericano Donald Trump ha colocado a las naciones del planeta al borde de una tercera guerra mundial. Con el mismo espíritu dominante de Adolfo Hitler que sueñan en ser los nuevos dictadores de la tierra.

El pretexto del mandatario estadunidense es inventar un conflicto con Irán por un supuesto ataque con drones en contra de la mayor refinería de Arabia Saudita. Acciones bélicas que no las van a permitir otras potencias como Rusia y China, que no aceptan el autoritarismo de un presidente que lo único que busca es su reelección.

El rencor de Calderón y Fox

Se entiende perfectamente el odio que le tienen los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón al mandatario Andrés Manuel López Obrador al quitarles la pensión vitalicia de cuatro millones de pesos mensuales y doce guardias que los protegían todo con costo de los impuestos del pueblo de México.

No ha de ser fácil tener que gastar de su propio dinero lo que antes era gratis y atender los exóticos caprichos de Martha Sahagún y las costosas inversiones de Margarita Zavala en busca de ser la primera mujer presidenta de México.

Contar con la guardia presidencial que los soldados eran utilizados para los caprichos de los matrimonios como choferes, jardineros y toda clase de ocurrencias.

El don de la oratoria

Estar en un país ajeno a la patria donde uno nació y tener el poder de convocatoria en una celebración como la que realizara la embajada de México en Costa Rica., donde se dieron cita la mayoría de los miembros del cuerpo diplomático en ese país centroamericano y las autoridades relacionadas con las relaciones exteriores, no es tarea fácil.

Pero sobre todo para el orador principal, en este caso la embajadora Roselia Barajas ser interrumpida en su alocución por los asistentes a este evento, por los aplausos emocionados de los asistentes es un don de alguien que sabe cómo manejar con su oratoria la atención y los sentimientos de ese singular público.

Periodistas sin título

Ayer la Corte Interamericana de Derechos dio a conocer que no era necesario tener un título de Ciencias de la Comunicación o pertenecer al Colegio de Periodistas para ejercer este oficio por atentar en contra de los artículos constitucionales sobre la Liberta de Expresión.

El fallo fue dado en contra de un recurso del colegiado expuesto en el pasado verano que fue considerado como una amenaza para aquellos redactores que no han presentado un examen profesional. El dictamen fue que se considera un periodista profesional aquella persona que ejerce la libertad de expresión de modo continuo, estable y remunerado.

El derecho fundamental de los comunicadores es de aquellos de forma habitual y regular se dedican a informar no constituye un privilegio sino una garantía de la libertad de prensa.

Con eso que ahora le ha dado al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, de escribir columnas que ocupan en espacio de una página, ya existen reporteros que se quejan porque no tienen lugar para sus trabajos periodísticos. Se entiende que no tiene mucho que hacer en el Reclusorio Norte, pero que puede dedicar su inspiración en escribir sus memorias y olvidar lo negativo de su gestión como gobernante del estado de Veracruz.