¿Las fuerzas del mal? ¿El “adversario”?

Por Arturo Reyes Isidoro

Trato de digerir lo sucedido pero todavía no puedo creerlo, o más bien entenderlo.

El sábado 24 de agosto antes de que se hiciera público, vía las redes sociales me llegó la primera información: en un domicilio particular de la colonia Benito Juárez de Xalapa presuntamente habían matado a una mujer, estaba herido un hombre (posiblemente su esposo) y el hijo de ambos estaba desaparecido.

Pensé en un asalto y un secuestro. Al herido presumiblemente se lo habían llevado a un hospital. La información me sobresalto porque se hablaba que el lesionado era el exfuncionario Luis Rafael Ponce Jiménez, un viejo conocido mío.

Con el paso de las horas y de los días las versiones fueron cambiando hasta que la Fiscalía General del Estado informó que en efecto se trataba de Luis Rafael, que la fallecida era su esposa Ivone “N”, y que presuntamente él y su hijo Luis Jerónimo la habían victimado a golpes tenía seis días antes porque el cuerpo ya estaba en estado de descomposición.

Había sido la familia de ella la que había alertado a la policía y solicitado su intervención desde el viernes por la noche, presentándose al domicilio pero padre e hijo habían impedido el ingreso diciendo que todo estaba bien. La alarma había cundido porque tenía días que ella no aparecía y su familia sabía que era víctima de violencia familiar.

En resumen, hasta ahí va el caso. Las declaraciones que den los detenidos y las investigaciones que se hagan esclarecerán qué sucedió realmente y por qué además del cómo.

Siempre tuve la mejor imagen de Ponce Jiménez, un hombre todo propiedad, respetuoso, muy responsable y profesional en su trabajo que yo supiera; decente hasta donde cabe el término.

Lo conocí cuando fue funcionario del gobierno de Patricio Chirinos y todavía en el gobierno de Javier Duarte ocupaba una responsabilidad en la Secretaría Particular. Había días en que nos saludábamos en la calle. Se veía apacible. Por eso de la preocupación de que estuviera herido (de bala, se decía) pase a la sorpresa mayúscula de saber que presuntamente participó en la muerte de su propia esposa.

He pensado en él, en lo que debe estar viviendo, por lo que debe estar pasando, sin dejar de considerar la desgracia en la que ha quedado sumida la familia de la víctima.

El caso me sorprendió releyendo un libro del periodista y escritor francés Emmanuel Carrère, El adversario, en el que novela un hecho ocurrido el 9 de enero de 1993 en Francia: un hombre, Jean-Claude Romand, mata a su mujer y a sus hijos (una niña y un niño), así como a sus padres.

Carrère, como lo hizo Truman Capote en A sangre fría, aunque con sus diferencias de estilo y de técnica, como las explica en otro libro, Conviene tener un lugar a donde ir, recurre a su experiencia como periodista investigador y a su talento narrativo para tratar de indagar qué mueve a un hombre, qué motivaciones tiene para realizar crímenes atroces.

El escritor reflexiona que los padres, en especial su madre con toda certeza, supieron que morían a manos de su hijo, de tal manera que en el mismo instante habían visto su propia muerte y la destrucción de todo lo que había dado sentido, alegría y dignidad a su vida.

“El cura aseguraba que ahora veían a Dios. Para los creyentes, el instante de la muerte es aquel en que ven a Dios no ya oscuramente, como en un espejo, sino cara a cara”.

Agrega que incluso los no creyentes creen algo parecido: que en el momento de pasar al otro lado los moribundos ven desfilar en un relámpago la película completa de su vida, por fin inteligible.

“Y esa visión que hubiese debido poseer para los ancianos Romand (los padres) la plenitud de las cosas cumplidas, había sido el triunfo de la mentira y el mal. Deberían haber visto a Dios y en su lugar habían visto, adoptando los rasgos de su hijo bienamado, a aquel a quien la Biblia llama Satán, es decir, el adversario”.

La relectura de este texto pone a pensar, a reflexionar. Carrère, quien es católico, no deja de considerar el ángulo religioso. ¿Es el “adversario” quien adopta la figura y actúa? Cuando pienso en Luis Rafael y no me explico cómo fue capaz de hacer lo que presuntamente hizo, trato de rescatar su figura y atribuir todo a una fuerza del mal, llámese como se llame, que mueve a actuar.

La primera lectura del libro no me dejó indiferente, me movió. Por eso he vuelto a ella (lo publicó Anagrama).

Para su trabajo, el periodista y escritor le envió una carta a prisión para que aceptara platicar con él: “Quisiera, en la medida de lo posible, tratar de comprender lo que ha ocurrido”, le dice en una parte. En otra: “Lo que usted ha hecho no es, a mi entender, la obra de un criminal ordinario, ni tampoco la de un loco, sino la de un hombre empujado hasta el fondo por fuerzas que le superan”. Concluye: “Sea cual sea su reacción a esta carta, le deseo, señor, mucho valor y le ruego que crea en mi muy profunda compasión”.

¿Qué fuerzas empujaron a Luis Rafael y a su hijo, si es que ellos resultan culpables?. Como Carrère, a Luis Rafael le deseo también mucho valor y le ruego que crea en mi muy profunda compasión.