LA CIUDAD ES NUESTRA

Por Gabriel García-Márquez

Como consecuencia del reciente atentado en contra de un centro nocturno, donde perdieran la vida 30 personas entre empleados y clientes del establecimiento, se han desatado una serie de rumores y especulaciones que han provocado un clima de intranquilidad entre la población. Se habla del cierre de decenas de negocios, pero en realidad no hay datos que demuestren con certeza esta información. En el centro lo mismo se están cerrando restaurantes, que farmacias y negocios de todo tipo; y en el Malecón hay decenas de locales cerrados y en el abandono desde hace tiempo.

Lo cierto es que como consecuencia de la recesión que se está viviendo en Coatzacoalcos, muchos negocios han venido cerrando cada semana por la falta de ventas de sus productos. Lo mismo han cerrado tiendas de ropa, que ópticas o restaurantes en Plaza Forum; también cerraron varios comercios en Plaza Patio. Pero estos cierres no se han dado por culpa de la inseguridad, al menos de manera directa, sino por la fuga de capitales y la falta de liquidez de la gente.

El cierre de empresas ha propiciado la pérdida de empleos y por ende se ha dado una contracción de la economía local, que ha golpeado al comercio, a los restaurantes y a los prestadores de servicios de la ciudad.

En efecto mucha gente ha dejado de salir por temor a la inseguridad, pero por las mañanas muy temprano, ahora más que nunca, se ve mucha gente de todas las edades corriendo y caminando por el malecón y las escolleras, haciendo a un lado el temor de ser asaltados o agredidos por algún maleante.

Coatzacoalcos nunca ha sido una ciudad donde la gente ande caminando por las calles desenfadadamente, porque el fuerte calor y los intensos rayos del sol no permiten hacerlo. Así que quien vea las calles desiertas, no piense que es por miedo que no hay personas recorriéndolas a pie, sino por las altas temperaturas.

Sin embargo, este fin de semana fue muy sonado el cierre del restaurante Applebee’s después de operar por 13 años en Coatzacoalcos y un médico internista de los más reconocidos en la ciudad mandó un comunicado a través de las redes sociales despidiéndose de sus pacientes dejando entrever que se marcha porque lo estaban extorsionando y las Farmacias del Ahorro están por cerrar varias sucursales por las bajas ventas. Sus motivos tendrán.

Últimamente Coatzacoalcos se ha convertido en noticia nacional, pero por desgracia no ha sido por algo positivo que atraiga a los visitantes, sino por hechos que le han creado una mala fama de insegura e inhóspita. De manera que ya nadie quiere venir a Coatzacoalcos, porque se le compara con los sitios más violentos e inseguros del mundo.

En efecto hay inseguridad, pero ¿Dónde no la hay? También hay violencia ¿Dónde no hay hechos violentos? Hay robos ¿Dónde no los hay?

Tal vez muchos lectores no estén de acuerdo con nuestra postura, pero pienso que este es un buen momento para apoyar a los valientes que invierten en Coatzacoalcos, que han arriesgado sus ahorros en pequeños negocios o en restaurantes que ya son una tradición en la ciudad y que en muchos lugares del país se habla de ellos. No nos dejemos amedrentar por el miedo y salgamos en grupos a los puntos de reunión, cuidando por supuesto de no andar a altas horas de la noche en lugares mal iluminados o en sitios poco seguros donde hay mayores posibilidades de que se genere algún altercado que nos ponga en riesgo. La ciudad es nuestra, aquí vivimos, no hay que permitir que se convierta en una ciudad desierta.