Tania Cruz no quiere “corrupción” en las obras que ella “consigue” para los municipios de su distrito. La diputada federal de MORENA, afirmó: “Queremos que la Obra Pública sea asignada a través de licitaciones y ya no por asignaciones directas ya que se presta a corrupción”. ¿Será posible tanta belleza?. Eternamente los legisladores se han llevado un “porcentaje” por las obras. Medel y Ríos, ¡bien gracias!

Tania Cruz Santos, la diputada federal de MORENA para los municipios de: Coatzacoalcos, Agua Dulce y Moloacán, acaba de “conseguir” un apetitoso paquete de obras para su distrito electoral. El anunció que acaba de hacer la profesora del SNTE se puede considerar bastante honesto, ¿por qué?, por la simple razón que la mayoría de los diputados, de todos los partidos políticos, no quieren que se sepa lo que consiguen con sus “influencias políticas” en el Congreso de la Unión. Y no quieren que se sepa nada, porque tratan de evitar las “criticas periodísticas” con relación a los sagrados “porcentajes” que le exigen a los alcaldes donde se va a construir la obra. Lo anterior, es decir, “solicitar” el famoso “diezmo” es una práctica muy vieja que se ha dado entre los diputados federales. ¿Qué es lo que llama la atención del “anuncio” que hizo la señora Cruz?, pues que ella quiere que las obras que “consiga” para: Coatzacoalcos, Agua Dulce y Moloacán, todas sean licitadas, es decir, la dama quiere que todo sea dentro de la ley, nada de negocios en lo “oscurito”. Tania, gritaría: “Queremos que la Obra Pública sea asignada a través de licitaciones y ya no por asignaciones directas ya que se presta a corrupción”. Excelentes son los “dichos” de la ex militante del Movimiento Ciudadano, ¡por supuesto que sí!. Es la primera vez en la “historia política” del sur de Veracruz, que un legislador exige “transparencia” en la asignación de la “obra pública” que se consigue desde el “poder político” de la Cámara de Diputados. Tania brinda una enseñanza de honestidad plena, pero sobre todo practica la misma “religión política” de Andrés Manuel López Obrador, quien quiere ponerle fin a los famosos “moches”. La iniciativa de ley que ya “metió” doña Tania en la Cámara de Diputados, ojalá y tenga éxito, pues solo así se podrá terminar con la “corrupción” que se da con el manejo de las obras que provienen del Congreso de la Unión, donde los únicos “beneficiados” son los diputados federales. El dato duro: 1.-Los que en verdad dan “pena ajena” son los diputados federales: Carmen Medel Palma, Minatitlán y Lalo Ríos Fararoni, Cosoleacaque, ambos legisladores todavía no le dan nada a los habitantes de su distrito. Carmen y Lalo, son puro “show mediático”.