DE FALDA O PANTALÓN

Por Gabriel García-Márquez

Esta semana quien se llevó las palmas fue sin duda alguna la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo al dar a conocer que los niños y niñas de educación primaria y secundaria podrán asistir a la escuela “los niños vestidos con falda y las niñas con pantalón o viceversa”. Y aun cuando la Unión Nacional de Padres de Familia no vio con buenos ojos esta medida, los padres que asistieron al evento aplaudieron la medida.

La jefa de Gobierno con una gran sonrisa en el rostro afirmó que “ya quedaron atrás las épocas en donde las niñas tenían que traer falda y los niños tenían que traer pantalón, eso ya pasó a la historia, eso es una parte de la equidad y la igualdad”.

Por el contrario, la Unión de Padres de Familia declaró que esta no es una medida inofensiva, porque luego se puede escalar a baños neutros, a lenguaje neutro, donde no puedas usar el masculino o femenino, donde se ponga en riesgo la integridad de los alumnos.

Supuestamente el evento era para anunciar la implementación del Uniforme Neutro o Mixto; sin embargo, la jefa de Gobierno y el secretario de Educación Pública, hablaron de apertura en el uso del uniforme al autorizar que tanto niños como niñas podrán usar falda para asistir a las escuelas públicas y privadas. Hicieron un llamado a los padres de familia para que estén muy atentos y participen en las actividades del plantel escolar de sus hijos, porque los padres no se pueden quedar fuera de las decisiones que se tomen con los alumnos.

En efecto, esta medida parece inofensiva, pero la pregunta es ¿eran tan urgente hacer este cambio? ¿No hubiera sido mejor desaparecer el uso del uniforme obligatorio?

Lo cierto es que hay prioridades en educación que se tienen que atender con prontitud y que merecen que tanto el secretario de educación como la jefa de gobierno, les pongan atención como son atender a las escuelas que carecen de los servicios elementales como luz, sanitarios, agua, drenaje y hasta maestros, por no hablar también de libros y material didáctico.

Este es sin duda un tema polémico que muchos aplauden, pero la gran mayoría lo ve con cierto recelo. Seguramente los niños que vayan con falda correrán el riesgo de ser acosados y molestados por sus compañeros, pero será responsabilidad de los padres permitir que sus hijos vayan vestidos como se les dé la gana.

Tan es un tema polémico que el propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador se abstuvo de emitir una opinión al respecto y prefirió callar con un gesto adusto que lo dice todo.

¿De dónde saldría la idea de permitir el uso de falda a niños en las escuelas? ¿Se le ocurrió a Claudia o a Esteban? Esto es lo de menos. Lo importante es saber qué los orilló a tomar la decisión y quién la aprobó, porque si el presidente de la República se lavó las manos por algo será o sea que no forma parte de la nueva Reforma Educativa.

Por cierto, esta medida solamente aplica para la Ciudad de México, no sabemos qué vaya a suceder en los estados. Habrá que esperar.

Mientras tanto los niños ya no se preguntarán qué hay de tarea para mañana, sino cómo van a ir vestidos al día siguiente de falda o pantalón.