En motocicletas se cometen el 90% de los asesinatos en los municipios de: Acayucan, Minatitlán, Agua Dulce, Las Choapas, Nanchital y Cosoleacaque

Agencias

Municipiosur.com

La mañana del 26 de mayo en Acayucan, Veracruz, un par de delincuentes que viajaban en una motocicleta llegaron al salón de fiestas donde se encontraba Clemente Nagasaki, presidente del DIF municipal. Uno de los agresores ingresó al lugar y, en pleno evento público, asesinó al funcionario a balazos. Si bien el crimen de Nagasaki se considera el de mayor impacto en el sur de Veracruz en lo que va de este año, las autoridades alertaron sobre un fenómeno que está en boga: cerca del 90 por ciento de los ataques armados en esta región se cometen por motociclistas, los cuales huyen casi siempre. Hasta agosto del 2022, el Observatorio Ciudadano de Coatzacoalcos contabilizó más de 46 homicidios cometidos a bordo de motos en los municipios de Minatitlán, Acayucan, Agua Dulce, Las Choapas, Nanchital y Cosoleacaque. En todos estos municipios es común que motociclistas ataquen negocios. Como en Minatitlán, donde balearon un hotel, una clínica de ginecología, un acuario, una tortillería y un negocio de carnitas. La razón: no pagar derecho de piso. El propio gobernador Cuitláhuac García ha reconocido que el delito principal en Veracruz es la extorsión. Alfredo Ramírez Bedolla, gobernador de Michoacán, también admite que, en las ciudades más pobladas del estado, la motocicleta se ha convertido en un vehículo muy utilizado para robar y matar. Por ello, en marzo, propuso una iniciativa de ley para que los motociclistas portaran su número de placa en cascos y chalecos. La propuesta, sin embargo, no fue bien recibida por las asociaciones de motociclistas y todavía se trabaja en una que “no vulnere” los derechos humanos. Según información del diputado morenista Juan Carlos Barragán, el 90 por ciento de las motocicletas no se registran en el padrón vehicular michoacano. De ahí que sea común el robo y el homicidio en Zamora o en Jacona con ayuda de una motocicleta. En un operativo que se realizó en enero en ambos municipios, las autoridades decomisaron 81 motos. La mayoría tenía alteraciones en sus medios de identificación. Los vacíos reglamentarios (la falta de un registro confiable y permisos de otras entidades) también son aprovechados por los delincuentes en Ciudad de México. De ahí que los ilícitos cometidos a bordo de motocicletas se hayan incrementado en 2022, en comparación con los tres años anteriores. Según el informe de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), actualmente, ante el Ministerio Público, son presentadas 7.3 motos al día (en 2021 se presentaban 6.1). Consultado por MILENIO, el presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de CdMx, Salvador Guerrero, cree que, como primer paso, autoridades y concesionarios deben acordar que las motocicletas se emplaquen inmediatamente después de la compra. El diputado local Gonzalo Espina, por su parte, ha presentado una iniciativa para la instalación de un chip y la creación de un registro electrónico. En la capital, donde viven casi nueve millones de personas, hay más de 400 mil motos registradas, según la Secretaría de Movilidad. En Sinaloa, donde apenas viven tres millones de personas, las motos registradas pasaron de 100 mil 288 en 2018, a 142 mil 375 en 2021. El aumento va de la mano con los asaltos cometidos sobre todo en Culiacán, donde se concentra el 33 por ciento de las motos. Es recurrente que en las paradas del transporte público se les sorprenda a estudiantes y a trabajadores. Los testimonios de asaltos contrastan con la autoridad local, que niega el repunte de casos porque no se presentan denuncias. “En la esquina de mi casa, unos motociclistas han robado a tres personas”, denunció Guadalupe, vecina del sector Barrancos. En días recientes circuló un video de 29 segundos donde se observa cómo dos agresores, en el sector Nuevo Culiacán, someten a un joven y le quitan su teléfono. Forcejearon, lo amenazaron y después se retiraron. (Con información de Milenio).

Be the first to comment

Deja un comentario