Las supertierras son más grandes y más habitables que la propia Tierra

Agencia

Municipiosur.com

Los astrónomos ahora descubren rutinariamente planetas que orbitan estrellas fuera del sistema solar: se llaman exoplanetas. Pero en el verano de 2022, los equipos que trabajan en el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito de la NASA encontraron algunos planetas particularmente interesantes orbitando en las zonas habitables de sus estrellas madre.

Un planeta es un 30% más grande que la Tierra y orbita su estrella en menos de tres días. El otro es un 70% más grande que la Tierra y podría albergar un océano profundo. Estos dos exoplanetas son súper-Tierras, más masivas que la Tierra pero más pequeñas que los gigantes de hielo como Urano y Neptuno.

«Soy profesor de astronomía que estudia núcleos galácticos, galaxias distantes, astrobiología y exoplanetas. Sigo de cerca la búsqueda de planetas que puedan albergar vida», dice Chris Impey, profesor Distinguido Universitario de Astronomía en la Universidad de Arizona.

La Tierra sigue siendo el único lugar en el universo que los científicos saben que alberga vida. Parecería lógico centrar la búsqueda de vida en clones de la Tierra, planetas con propiedades cercanas a las de la Tierra. Pero la investigación ha demostrado que la mejor oportunidad que tienen los astrónomos de encontrar vida en otro planeta es probablemente en una súper Tierra similar a las encontradas recientemente.

La mayoría de las súper-Tierras orbitan estrellas enanas frías, que tienen una masa más baja y viven mucho más que el Sol. Hay cientos de estrellas enanas frías por cada estrella como el Sol, y los científicos han encontrado súper-Tierras que orbitan alrededor del 40% de las enanas frías que han observado. Usando ese número, los astrónomos estiman que hay decenas de miles de millones de súper-Tierras en zonas habitables donde el agua líquida puede existir solo en la Vía Láctea. Dado que toda la vida en la Tierra usa agua, se cree que el agua es fundamental para la habitabilidad.

Según las proyecciones actuales, alrededor de un tercio de todos los exoplanetas son supertierras, lo que los convierte en el tipo de exoplaneta más común en la Vía Láctea. El más cercano está a sólo seis años luz de la Tierra. Incluso se podría decir que nuestro sistema solar es inusual ya que no tiene un planeta con una masa entre la de la Tierra y la de Neptuno.

Otra razón por la que las supertierras son objetivos ideales en la búsqueda de vida es que son mucho más fáciles de detectar y estudiar que los planetas del tamaño de la Tierra. Hay dos métodos que usan los astrónomos para detectar exoplanetas. Uno busca el efecto gravitatorio de un planeta sobre su estrella madre y el otro busca la atenuación breve de la luz de una estrella cuando el planeta pasa frente a ella. Ambos métodos de detección son más fáciles con un planeta más grande.

Hace más de 300 años, el filósofo alemán Gottfried Wilhelm Leibniz argumentó que la Tierra era “el mejor de todos los mundos posibles”. El argumento de Leibniz pretendía abordar la cuestión de por qué existe el mal, pero los astrobiólogos modernos han explorado una cuestión similar preguntando qué hace que un planeta sea hospitalario para la vida. Resulta que la Tierra no es el mejor de todos los mundos posibles.

Debido a la actividad tectónica de la Tierra y los cambios en el brillo del Sol, el clima ha cambiado con el tiempo de un océano hirviendo a uno frío helado en todo el planeta. La Tierra ha sido inhabitable para los humanos y otras criaturas más grandes durante la mayor parte de su historia de 4 mil 500 millones de años. Las simulaciones sugieren que la habitabilidad a largo plazo de la Tierra no era inevitable, sino una cuestión de azar. Los humanos son literalmente afortunados de estar vivos.

Los investigadores han elaborado una lista de los atributos que hacen que un planeta sea muy propicio para la vida. Es más probable que los planetas más grandes sean geológicamente activos, una característica que los científicos creen que promovería la evolución biológica. Entonces, el planeta más habitable tendría aproximadamente el doble de la masa de la Tierra y sería entre un 20% y un 30% más grande en volumen. También tendría océanos que son lo suficientemente poco profundos para que la luz estimule la vida hasta el fondo del mar y una temperatura promedio de 77 grados Fahrenheit (25 grados Celsius). Tendría una atmósfera más espesa que la de la Tierra que actuaría como una manta aislante. Finalmente, tal planeta orbitaría una estrella más vieja que el Sol para dar vida más tiempo para desarrollarse, y tendría un fuerte campo magnético que lo protegería contra la radiación cósmica. Los científicos creen que estos atributos combinados harán que un planeta sea súper habitable.

Por definición, las supertierras tienen muchos de los atributos de un planeta superhabitable. Hasta la fecha, los astrónomos han descubierto dos docenas de exoplanetas super-Tierra que son, si no el mejor de todos los mundos posibles, teóricamente más habitables que la Tierra.

Con información de: El Imparcial

Be the first to comment

Deja un comentario