Los “ratones sueltos” del ORFIS y Fiscalía General del Estado. Doña Delia González Cobos, citó que en los últimos 15 años ex funcionarios estatales y ex presidentes municipales, se “comieron” 33 mil millones de pesos y que se han puesto 226 denuncias por los delitos de peculado y daño patrimonial, ¿pero adivinen qué?, hasta el momento ningún “ratón” ha caído a la jaula. En lo que va de la gestión de doña Dalia se han puesto 66 denuncias, ¿y adivinen qué?, hasta el día de hoy ningún “pillo” ha sido castigado por lo que se llevaron con singular alegría. Uno de los grandes pendientes del gobierno estatal y Fiscalía, son los robos que se cometieron del 2017 al 2020. Urge que se “desempolven” las denuncias que ha presentado el ORFIS

Escribir sobre las declaraciones que hace doña Delia González Cobos, titular del Órgano de Fiscalización Superior, es decir, el ORFIS, la verdad que ya da hueva, ¡pero ni modos!, lo tenemos que hacer por ser el tema candente de los presentes días. Doña Delia acaba de afirmar que del 2007 a la fecha se han presentado 226 denuncias por los delitos de: peculado, desvió de recursos y daño patrimonial que cometieron ex funcionarios estatales y ex presidentes municipales. De acuerdo a la señora González lo presuntamente robado llega a los 33 mil millones de pesos, de los cuales, solo, se han recuperado mil 955 millones de pesos. Ahora bien, ¿saben cuántos ex funcionarios estatales y ex alcaldes en los últimos años han sido castigados por haberse “ido con la cochina al monte”?, ni uno solo. Todos los ex burócratas ahí andan gozando de la vida sin andarse preocupando de nada y nadie. Otro detalle que reveló doña Delia, es que en lo que va de su responsabilidad al frente del ORFIS, ella, en efecto, ha presentado 61 denuncias por un daño patrimonial de mil 321 millones de pesos que corresponden a las Cuentas Públicas del 2017 al 2020. Con este dato que dio a conocer la jefa del ORFIS, también queda perfectamente claro que en el actual gobierno de Veracruz, el que encabeza don Cuitláhuac García Jiménez, tampoco ha actuado como debe, con todo el peso de la ley, contra los delincuentes “que le metieron mano al cajón”, y lo hicieron con singular alegría, con toda desfachatez. Lo que hoy hay que dejar muy en claro es que Delia González Cobos, en lo que hace a ella y al ORFIS, han cumplido con la ley al denunciar todas y cada una de las “raterías” que cometieron los ex servidores públicos estatales y municipales, entonces la pregunta obligada es: ¿Dónde chingaos se detienen las denuncias que ha presentado el ORFIS de Veracruz?. Sin lugar a dudas, quien se pone en el ojo del huracán es la Fiscalía General de Veracruz, ahí donde la mera jefa es doña Verónica Hernández. ¿A dónde queremos llegar con el presente comentario?, a un solo punto: 1.-Si bien es cierto que la Fiscalía General es un órgano autónomo, pues el gobernador, vía Congreso del Estado, le debería de mandar un “mensajito” a doña Verónica Hernández para que “desempolve” las denuncias que ha presentado el ORFIS contra ex funcionarios estatales y municipales. Ya cuando menos, la Fiscalía debería de “sacar” y aplicar la ley en las últimas 61 denuncias del ORFIS de las Cuentas Públicas: 2017, 2018, 2019 y 2020. El dato duro: 1.-Uno de los grandes “pendientes” que hay al interior del gobierno de Veracruz, son los robos que se hicieron en muchas oficinas del gobierno del estado y Ayuntamientos, robos que todavía continúan impunes, y lo anterior queda a la vista en los últimas 61 denuncias del ORFIS, donde hasta el día de hoy, en efecto, ningún ex servidor público estatal y municipal ha parado en la cárcel por los delitos que cometieron cuando fueron autoridades. La verdad, y esto se tiene que decir, todo pareciera indicar que se quiere proteger a los delincuentes de “cuello blanco”, esos que sin ningún pudor se robaron hasta el perico que tenían en sus oficinas estatales y municipales. Doña Delia González, ya hizo su “chamba”, investigo y descubrió las “raterías”, ahora, pues la Fiscalía General del Estado, debe de hacer la parte que le toca. Fin del comunicado. (Artículo escrito por Federico Lagunes Peña).

Be the first to comment

Deja un comentario