Luciana Jiménez, Agente Municipal de Colorado, da a conocer su versión luego de la agresión que sufrió de su suplente, Edith Guadalupe Mateo

Agencias

Municipiosur.com

Luego de la golpiza que recibió a principios de semana, Luciana Jiménez, Agente Municipal de Colorado, da a conocer su versión de los hechos: “Amigos y familiares, derivado de la situación de violencia vivida el día de ayer y el cual ya es casi del conocimiento de todos, quiero hacer público de manera particular, tales hechos, ya que como funcionaria consideró es mi deber. El día de ayer aproximadamente a las 12:15 PM, me encontraba sentada afuera de la tienda Coopel, del centro de Coatzacoalcos, guardando y acomodando unas cosas dentro de mi bolsa de mano, cuando de repente se acerca la señora Edith Guadalupe Mateo y sin mediar palabras me dio un puñetazo en la cara y cuello, para después jalarme de los cabellos, golpeándome y azotándome contra un muro hasta tomarme del cuello y tratar de asfixiarme, al mismo tiempo decía que me mataría en ese momento, quise defenderme pero fue imposible, ya que casi perdía el conocimiento, hasta que llegaron personas a separarla de mí, quedando casi inconsciente, con fuerte dolor de cuello y columna, hasta que llego personal de la cruz roja y policía estatal a auxiliarme y tomar conocimiento de los hechos. Derivado de esto, tengo algunas lesiones en mi columna y parte del cuello que me impide tener movimientos. Confío en Dios primeramente y con la ayuda de la medicina, poco apoco podré ir teniendo la movilidad necesaria y completa. Para algunos personas, que inmoralmente han inventado problemas pasionales y otros que golpee a su hijo, es totalmente falso siempre me he conducido con respeto hacia todas las personas y familias.
ORIGEN DE SU ENOJO:
La persona antes mencionada fue invitada a colaborar con una servidora en la administración, esto mediante un compromiso moral adquirido en campaña y derivada de que fungió como suplente en la fórmula. Empezamos trabajando muy bien, pero al pasar de los días, su comportamiento laboral fue cambiando, a tal grado de querer poner a los compañeros trabajadores en mi contra y haciendo una campaña de desprestigio hacia mi persona, con el argumento que ella tenía las mismas facultades laborales de una servidora y que no tenía por qué recibir órdenes de nadie, a tal grado de levantar difamaciones personales en páginas de internet. Derivado de todo esto y aunado que sostuve pláticas personales con ella para tratar de mediar y seguir trabajando en equipo, por el bien común del pueblo, nunca fue posible que cambiará su comportamiento de hostigamiento, por todo esto y por la pérdida de confianza totalmente hacia ella, el día 30 de junio, tomé la determinación de rescindir de su trabajo. Desde esa fecha por su enojo del despido, he estado recibiendo insultos, difamaciones, amenazas, que en su momento no consideré necesario hacer algún tipo de denuncia en su contra. Debido a este acto incómodo, he decidido poner está situación ante las autoridades competentes, para que Agradezco a todas las personas que se han acercado, para saber de mí salud, hoy les digo que pronto y primero Dios, me recuperaré y seguiremos trabajando de forma responsable en la congregación. No ignoro las funciones de un suplente, pero por el momento no he decidido renunciar ni apartarme del cargo.

Be the first to comment

Deja un comentario