Un avión hipersónico que buscara ir de Tokio a Los Ángeles en una hora

Agencia

Municipiosur.com

Venus Aerospace, una startup de aeronáutica con sede en Houston, publicó imágenes de Stargazer, un vehículo de gran altitud muy rápido que la empresa quiere desarrollar.

Venus Aerospace ha estado trabajando en el avión hipersónico desde 2020, según un comunicado de prensa, y ha recaudado $33 millones para construir el avión, de los cuales $1 millón provino de fondos gubernamentales. La palabra hipersónico quiere decir vehículos o misiles capaces de viajar a Mach 5 o más rápido, y Stargazer tiene el potencial de alcanzar Mach 9, o nueve veces la velocidad del sonido. El transporte está siendo diseñado para 12 pasajeros mientras viaja a una altitud de 170 mil pies (51,8 kilómetros), según dijo la empresa.

El vehículo en realidad no se aventurará al espacio. El límite técnico del espacio sigue siendo 50 kilómetros más alto que la altitud máxima del Stargazer, por lo que el avión no viajará más allá de la línea Kármán, algo parecido a los globos espaciales que tampoco ingresan al espacio. Dicho esto, los pasajeros tendrán una gran vista, con la curvatura de la Tierra claramente visible, indica Gizmodo.

Se espera que el Stargazer lleve pasajeros de Tokio a Los Ángeles en solo una hora, lo que es una notoria mejora con respecto al vuelo de 11 horas en un avión regular.

Stargazer despegaría usando motores como un avión convencional, pero luego “haría la transición a los cohetes una vez en altitud y lejos de la ciudad”, me dijo el CTO de Venus Aerospace, Andrew Duggleby, en un correo electrónico. No se espera que la primera prueba en tierra de Stargazer suceda hasta 2025 como muy pronto, y habrá “no menos de cinco años de vuelos de prueba para garantizar la seguridad, la fiabilidad y el rendimiento”, añadió.

Idealmente, los boletos del Stargazer tendrían el mismo precio que uno primera clase en un avión comercial, pero Duggleby dijo que es necesario resolver una serie de variables para precisar el costo.

Si el Stargazer despega, la promesa de recorrer el mundo a velocidades ridículas será muy llamativa para un determinado grupo que pueda permitírselo, incluso aunque no cruce el límite del espacio. Dicho esto, desde el accidente de un avión Concorde en julio de 2000, el público le tiene una comprensible desconfianza a los vehículos supersónicos.

Con información de: El Imparcial

Be the first to comment

Deja un comentario