La herencia que dejo el gran empresario de Minatitlán, Federico Jara, se disputa en los tribunales. Todos quieren el billete

Por Florencia Basulto Nelsón

Municipisur.com

La disputa legal por los bienes del empresario Federico Jara, quien murió repentinamente dejando intestado su patrimonio ya llegó a los juzgados. Hace unos días se presentó en el mercadillo de la fayuca una señora norteña, quien dijo llamarse Kreisi, para solicitar el cobro total de las rentas a los 50 vendedores establecidos en ese lugar, reclamándose “concubina oficial” de don Federico. La acompañaba su asesora legal. Sin embargo, quien tiene reconocido el poder ante el Juzgado 4o. como administradora de los bienes del señor Jara, para que organice, administre y cobre las rentas de esos comerciantes es doña Nelli Carrasco, ligada familiarmente al extinto empresario, quien en vida le extendió dicho poder, indicándole que debía entregar cierto porcentaje a su esposa doña Alicia Carrasco y otra parte a Kraisi con quien procreó una hija, pero ahora esta dama oriunda de Sonora, totalmente desconocida en esta ciudad, se reclama heredera universal del patrimonio de la honorable familia Jara, del Minatitlán de ayer y a través de un abogado y de una actuaria, ayer amenazaron a doña Nelli con meterla en la cárcel. El caso trascendió porque: “A río revuelto, ganancia de pescadores”, y algunos vendedores de mercancía china, que tienen su feudo en lo que fue la gasolinera de don Federico, aprovecharon esta disputa judicial para dejar de pagar, por supuestos motivos e inclusive interpusieron una demanda, sin presentar prueba alguna, para que sean liberados de dichos cobros. El caso de los fayuqueros data de la comuna de don Amado Guzmán, cuando fueron reubicados en este lugar, que estaba desierto desde que la gasolinera de Jara Sol fue clausurada en el trienio de Almanza Katz. Por lo que se refiere a doña Kraisi parece que no le son suficientes la cafetería, bar y residencia que en Coatzacoalcos le heredó don Federico a su hija y pretende invadir otras propiedades, no obstante que en vida el empresario le dijo muy claro que algunos de sus inmuebles en ese puerto eran herencia para Kraisita, pero que respetara los negocios en Minatitlán destinados a doña Alicia Carrasco de Jara y a sus hermanas. Fin del comunicado.

Be the first to comment

Deja un comentario