Dulce Herrera Castillo, es la nueva delegada de Servicios Generales del hospital de PEMEX en Minatitlán. Entró por la señora Candón

Por Florencia Basulto Nelsón

Municipiosur.com

Dulce María Herrera Castillo es la nueva Delegada de Servicios Generales del Hospital Regional de PEMEX. La Comisión de Vigilancia de la Sección 10 del STPRM determinó procedente la sustitución de la jefa Adela Candón quien renunció a sus derechos sindicales sin agotar todos los recursos para llegar a un acuerdo con la organización sindical y optó porque un abogado particular la represente en la demanda laboral contra los Servicios Médicos de PEMEX que interpuso en la Junta Federal de Conciliación inconforme porque la Sección 10 solicitó su jubilación en virtud de que suma 40 años de antigüedad y tiene ciertos antecedentes de investigaciones y castigos que constan en su expediente laboral. Presidieron la reunión: representantes sindicales y administrativos: Raúl Alfaro Alor, Julián Vázquez Villalobos, Cristina Vinales y delegados departamentales, por la Sección 10 y Olivia Alfonsa Almanza, Subdirectora administrativa y la titular de Seguridad e Higiene. Presentes: Adela Candón, encargada de obreros y domésticos y Dulce María Herrera Castillo, quien de Sub delegada ascendió a Delegada. Algunos asistentes nos comentaron que por la negativa de Adela a jubilarse está detenido el escalafón y no pueden ascender a las categorías inmediatas, por lo que mediante oficio solicitaron el retiro definitivo de la jefa Adela. Explicaron, que la corrupción en ese servicio se puede comprobar con las listas de asistencia y bitácora donde constan las faltas de obreros que no son reportados y cobran sus salarios. Recordaron que hace 5 años el obrero Martín Jiménez fue despedido porque abandonaba su trabajo para ir a hacer la limpieza en la residencia del entonces Secretario de Trabajo, Emilio Chong. Pero la jefa Adela nunca reportó esas ausencias por lo cual fue sancionada por el Departamento de Personal con el pago de varios meses de salarios que PEMEX le entregó a Martín, en tanto que Emilio también tuvo que pagar la parte correspondiente. Las sanciones se aplicaron en marzo de 2017 y en noviembre de 2019. En aquella ocasión a Adela se le puso la situación color de hormiga pero la defendió a capa y espada la Sección 10 para que no la despidieran junto con el obrero Martín Jiménez, pero ahora mandó a volar a su sindicato, pese a que estorba los ascensos de sus compañeros y a sus malos antecedentes. Fin del comunicado.

Be the first to comment

Deja un comentario