Mario Delgado… ¡SUS BESOS DE CENIZA!

Jesús Te Ampare/Cecilio García

Es uno de los principales lacayos de la #4T, un lengualarga, cínico y desparpajado personaje que se mueve en el cieno de su escenario político, al ritmo candente de un fandango propio de Sevilla.

Inmerso en el credo de la ignorancia, Mario Delgado Carrillo amenaza con llevar a juicio penal a los 223 congresistas que rechazaron la iniciativa de reforma eléctrica por “traidores a la patria”.

Por eso, el senador suplente fundador del Ala Democrática de #MORENA, Alejandro Rojas Díaz Durán, le refresca la memoria en su cuenta de twitter:

“@Mario_delgado, no seas farsante ni hipócrita. Votaste a favor de casi todas las reformas de @EPN; aplaudiste como foca las alianzas del PRD con el PAN, y hasta te pusiste de puntitas para salir en la foto con @FelipeCalderon en la Línea 12.

No te queda el disfraz de talibán”.

Hasta ahí el mensaje de Rojas Díaz Durán.

Mario, marrullero y mediocre como es, domina el arte de la lengua, porque ésta, según Esopo, es la madre de todos los pleitos y discusiones, el origen de las separaciones y las guerras. Con la lengua se miente, se calumnia, se insulta, se rompen amistades. Es el órgano de la blasfemia y la impiedad.

No hay nada peor que la lengua, un arma de doble filo.
Y lo que a él le sobra, es precisamente lengua y cola larga.
En enero de 2019 se hizo viral un video con la imagen del “dirigente” de #MORENA, que causó comentarios convertidos en alfilerazos de burla.

Se observa a Mario Delgado en estado inconveniente y desinhibido, bailando y cantando la melodía “Besos de Ceniza” del popular grupo Timbiriche.

En ese entonces, el incondicional de Marcelo Ebrard se desempeñaba como coordinador de la bancada de #MORENA en la Cámara de Diputados.

Tomarse unos tragos en un antro y “andar de pelo suelto, con ojos de inocente con un corazón que miente” (como dice la canción), no es algo del otro mundo ni de espantarse.

Pero como operador, maleta en mano de Palacio Nacional, se amedrenta por todo y hasta reprocha actitudes políticas valientes y “con muchos huevos” que disienten del estilo ocurrente de gobernar de López Obrador. Lo que en realidad pretende el mequetrefe es polarizar con esa maniobra política.

Es una perversa estrategia endemoniada, una retórica del discurso del odio que no va a prosperar.

Su prioridad es ganar la elección del 2024.

¡El miedo no anda en burro!

A Mario Delgado, le hubiera causado placer, ver ganar, con la ley en la mano, la consulta de revocación de mandato, considerada una pantomima que ya fue invalidada por el #TEPJF al no haber alcanzado la participación del 40% que establece la constitución.

Mario Delgado quiere ver ganar a su morena al precio que sea.

Mario Delgado quiere ver ganar a la #Cuatroté en las próximas
elecciones de junio donde se renovarán 6 gubernaturas.

Mario Delgado quiere ver ganar a su partido la elección madre del 2024, que será la gran disputa por retener el poder por esa runfla que presume de no robar, no mentir y no traicionar.

Nombre, “unos genios” diría Pepe Meade.

Mario Delgado sueña con ver ganar a su amigo y jefe, el secretario de Relaciones Exteriores, la candidatura presidencial.

Seguramente quiere también ver ganar a su ídolo El Canelo, en su próxima defensa en la ciudad del pecado. Mario, presume que es un Quijote sin mancha, fiel a sus causas que resuelve con éxito las encomiendas del verdadero poder de MORENA.

Lo que sucede es que su cabecita loca y necia transforma la filosofía en frivolidad y tontería.

Be the first to comment

Deja un comentario