Rocío Nahle García, entrevistada por la periodista Adriana Muñoz Cabrera. La Ministra de Energía habló de su: familia, AMLO, política y Veracruz

Agencias

Municipiosur.com

Con esta pluma, relajada y sonriente, ratifica que entregará a México y al presidente Andrés Manuel López Obrador, la refinería “Olmeca” en Dos Bocas, Tabasco el 2 de julio próximo, obra que después del aeropuerto internacional “Felipe Ángeles” no solo será la segunda concluida de los cuatro macro proyectos de este sexenio, sino su consolidación como profesional de la ingeniería. Es así como en exclusiva, la secretaria de Energía, Norma Rocío Nahle, rememoró sus inicios en política, en lo que hoy se conoce como Movimiento Regeneración Nacional y se remontó a 1996, cuando conoció y se integró al equipo del hoy Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Palabra por palabra, tema por tema, la titular del sector energético nacional fue respondiendo y fue muy clara en lo que a su convicción se refiere, es decir, contrario a muchos, no es ninguna arribista de Morena, no es de ahora su activismo, sino desde hace 26 años, después de muchos años de trabajo, que goza de la confianza del mandatario nacional por lo que minimiza el llamado “fuego amigo” que prácticamente “le hace los mandados” porque como dice el dicho popular “lo que no mata, te fortalece” y además asegura estar acostumbrada a los ataques. La entrevista, que más bien se trató de una charla amena, mostró por primera vez otra faceta de Norma Rocío Nahle García, la madre, la mujer, la esposa, la activista, la mexicana convencida que nuestro país no podrá avanzar sin que se concrete el proyecto de nación que Andrés Manuel López Obrador perfila desde hace décadas. Ni comunismo porque “eso ya no existe”, ni socialismo, la Cuarta Transformación, dijo, tiene como eje la justicia social, las mismas oportunidades para todos “no es el pobre contra el rico, no es el blanco contra el negro”, en concreto no es competencia, es acceso equitativo a todo para todos. Destacó que la 4T está mal entendida por muchos porque la justicia social no significa comunismo ni implica que Morena solo esté integrado por simpatizantes y activistas pobres sino de todo nivel socioeconómico, incluso ricos cuya ideología ha coincidido.
El año pasado, su madre María Helena García Herrera, falleció por Covid19 a los 80 años, siempre sana, plena y fuerte, la enfermedad que se convirtió en pandemia la sorprendió como a miles de mexicanos y se fue un 3 de marzo de 2021. Al igual que su padre, Arturo Nahle Cavazos, le legó ejemplo, amor y en total siete hermanos. Veracruz es su corazón, le dio dos hijas ya profesionistas, Rocío y Tania, nacidas en Coatzacoalcos, la primera el Día Internacional de la Mujer, la segunda, el 21 de marzo, en el natalicio del Benemérito de Las Américas, Benito Juárez García, un presagio que perfiló su vida y destino político. Veracruz también le presentó a su esposo Pepe Peña, cuenqueño originario de Tierra Blanca, quien vivió prácticamente toda su vida en Veracruz puerto con quien recientemente celebró 32 años de matrimonio “como todos, con problemas, con buenos momentos, con altibajos, pero siempre juntos”
Su compañero. Mis hijas estudiaron, me apoyan muchísimo, me comprenden por el tiempo, porque a veces me hablan por teléfono y ni siquiera les puedo contestar que estoy ocupada y salgo y a veces son para temas como mamá: oye mamá fíjate que me compré una blusa porque me gustó, una cosa tan sencilla, tan de la vida, soy una mamá normal, en Navidad preparo mi cena con ellas, familiar, mi vida es normal. Dos Bocas es el reto profesional más grande que tengo, que la vida me ha dado y creo que después de Dos Bocas como técnica, como ingeniera va a ser todo. Después de Dos Bocas puedo hacer todo como ingeniera. La política es muy apasionante, yo creo que todos los seres humanos tenemos algo dentro de nosotros en política, porque con la política resuelves, con la política dialogas, con la política trabajas, con la política construyes, y tú defines qué tipo de política quieres hacer, si es constructiva, si es para trabajar por el bien común, si es de interés personal. Soy afortunada porque todos estos años, tengo 20 años en política, trabajando como activista dentro del tema, y el trabajo de postulación política como un trabajo externo tengo 10 años trabajándolo y también la política te va madurando, cuando llegas a un cargo, con qué ánimos llegas, como lo vas a desempeñar, como lo vas trabajando, como lo vas llevando, y como vas conociendo tu comunidad, tu entorno, tu país, eso es madurez, entonces yo estoy feliz de estar en este momento. (Con información de Adriana Muñoz Cabrera Sin Rencores).

Be the first to comment

Deja un comentario