“No se hagan bolas”. El candidato de MORENA y la 4T para la Presidencia de la República del 2024 será Adán Augusto López Hernández, Secretario de Gobernación. Claudia Sheinbaum “no levanto”, y de eso ya se dio cuenta don Andrés Manuel López Obrador. Marcelo Ebrard ya sabe que no será “favorecido” con la “Candidatura Presidencial”. El Secretario de Relaciones Exteriores “negociará” con AMLO la Ciudad de México y un par de candidaturas estatales para el 2024, para luego, en el 2030, ser el candidato a la Presidencia de la República. Adán Augusto, Claudia y Marcelo, se van a “entender” muy bien para no abrirle ningún “boquete” al “barco político” de la Cuarta Transformación. López Obrador todo lo tiene perfectamente controlado

La “grilla nacional”, en lo que hace a MORENA y la Cuarta Transformación, anda bastante “caliente” y “acelerada” de cara a la sucesión presidencial del 2024. Ya, para que nadie se haga bolas, don Andrés Manuel López Obrador cuenta con tres “barajas políticas” para la candidatura de MORENA. 1.-Adán Augusto López Hernández, Secretario de Gobernación. 2.- Claudia Sheinbaum, gobernadora de la Ciudad de México. 3.-Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores. Así en ese orden el Jefe del Ejecutivo Federal tiene enumeradas sus “cartas políticas” para su pronto relevo en Palacio Nacional. Si en estos momentos López Obrador tuviera que decidir quién sería el candidato para sucederlo, no duraría, ni tantito, en enviar a la “campaña política” a don Adán Augusto. (Su moderno Lerdo de Tejada). El Presidente de la República, desde hace varios meses se dio cuenta que doña Claudia “no levanto” en el ánimo del pueblo de México. La señora Sheinbaum, ya fue informada que en estos momentos se encuentra en el segundo lugar de la “decisión presidencial”. La noticia le dolió, pero la acepto sin chistar. Es verdad que doña Claudia goza de la estima y cariño de don Andrés Manuel, pero AMLO no va a poner en peligro su “proyecto político”, el cual tiene proyectado hasta el 2030. ¿Cuál es el problema de fondo de Claudia Sheinbaum?, según nuestra fuente de Palacio Nacional, la dama no impacta en la simpatía de los ciudadanos, y no impacta por el simple hecho que no es nada simpática para ganarse a la gente. En cambio, Adán Augusto López y Marcelo Ebrard son completamente diferentes, ambos personajes gozan de mucha popularidad entre los ciudadanos, ambos le “caen bien” al pueblo, y lo anterior ya lo ha detectado don Andrés Manuel. ¿Qué es lo que sabemos sobre la futura candidatura de MORENA para la Presidencia de la República?, nuestra fuente en Palacio Nacional, nos afirma que Adán Augusto será el candidato de MORENA a la Presidencia de la República. Lo anterior es una decisión que ya tiene tomada López Obrador. ¿Cuál es la “ventaja política” que tiene AMLO si Claudia Sheinbaum no es la “elegida”?, pues que no abra ningún tipo de “problema político” con ella, ¿por qué?, por la única razón que la “lealtad ciega” de Claudia para don Andrés Manuel, siempre la van hacer decir: “Lo que usted indique señor Presidente”. Las “lealtades ciegas” en favor de un ser humano, son una “navaja de doble filo”, en el sentido que te puedes llevar todo el “premio político” y la otra es aceptar, sin cuestionar absolutamente nada, que no tienes “premio político”. En esa encrucijada se encuentra Claudia Sheinbaum, en efecto, “la bebe o la derrama”. Donde no hay una “lealtad ciega” es con Marcelo Ebrard. Como ya lo hemos comentado, el Secretario de Relaciones Exteriores, nunca ha sido nada dócil en el “oficio político”, y menos en el “espacio político” que ha compartido con don Andrés Manuel. La única forma que Marcelo se quede “quieto” y no le abra un boquete al barco de la Cuarta Transformación, es que le den para su “grupo político” la candidatura de la Ciudad de México y otras candidaturas en varios estados de la República Mexicana donde en el 2024 abra elecciones. Marcelo es un hombre “inteligente”, ¡por supuesto que sí!. El Secretario de Relaciones Exteriores, desde hace bastantito tiempo sabe que don Andrés Manuel no lo va designar como candidato a la Presidencia de la República. Como eso ya lo sabe Marcelo, pues al hombre, no le queda de otra más que “negociar” bien con el Presidente de la República, y lo que va a “negociar” Marcelo, serán gubernaturas para el 2024, para luego, en el 2030, ser el candidato a la Presidencia de la República. Así es como viene la “jugada política”. Así está planeado todo. “No hay hilos, no hay alambres”. (Artículo escrito por Federico Lagunes Peña. Coatzacoalcos, Ver. Tel: 9211353044)

Be the first to comment

Deja un comentario