Los Mercados Sobre Ruedas, durante 50 años han existido en Coatzacoalcos. Hoy dichos mercados populares son olvidados por los ciudadanos

Por Julio Escobar

Municipiosur.com

Con más de 50 años de existencia, los sobreruedas de Coatzacoalcos buscan sobrevivir en medio de una ciudad donde la población los ha desplazado para dar paso a los grandes centros comerciales y tiendas departamentales.
Lo que anteriormente era considerado como el corazón de las colonias populares, hoy en día han comenzado a ser olvidados por aquellos que prefieren hacer uso de las tarjetas de créditos para adquirir ropa y productos de marca o compras por mayoreo a través de las plataformas digitales.
Tan solo en Coatzacoalcos existen cinco sobreruedas que se instalan en la Esfuerzo de los Hermanos del Trabajo, La Primero de Mayo, La Ejidal y el más grande sobre la avenida Juan Osorio López en la Francisco Villa.
Fue en el año de 1971 cuando don Elías Férez Tanus inició con estos mercados instalándose en la antigua estación ferrocarrilera, posteriormente se movieron a la zona franca y por último sobre la avenida 16 de Septiembre.
Wilfrido Rodríguez Nolasco con más de 30 años de vender en los sobreruedas expuso que una de las causas por las que han comenzado a desaparecer, es porque los gobiernos los han alejado cada vez más de los asentamientos humanos, aunado a una mala administración que los ha llevado al fracaso.
“Nosotros en nuestra ignorancia, como somos unos analfabetas de aquellos tiempos, pensamos que las mismas autoridades nos han ahoga, porque cada día nos mandaba más lejos, hasta que nos dieron mate, otra, no estamos preparados para administrarnos como se debe, esas causas fueron las que nos deterioraron”, explicó.
Las carpas coloridas que invadían ambos carriles de la avenida 16 de Septiembre de la colonia Esfuerzos de los Hermanos del Trabajo han comenzado a desaparecer, ya que solo quedan cuatro de los 40 puestos que se instalaban todos los miércoles.
En estos puntos se encontraban diferentes prendas de vestir, utensilios de cocina, electrodomésticos, zapatos, verduras, además de las tradiciones mojarras fritas y tacos de cabeza que con su olor atraían a los clientes.
“Antes éramos como 40 y hoy en día solo nos quedamos cuatro personas que venimos de vez en cuando, yo tengo aquí como unos 30 años, fui de las primeras que llegamos aquí, es muy triste ver que se está acabando, ya no nos dan ni los gastos”, comentó Manuela Gómez Caamaño una de las comerciantes.
Otro de los sobreruedas que lucha por sobrevivir es el que se encuentra en la colonia Ejidal, a unos cuantos metros de la central camionera, donde aún se puede observar un nutrido número de comerciantes, pero desafortunadamente cada vez luce más vació.
Efraín Magaña vendedor de ropa en este mercado, lamentó que las nuevas generaciones desconozcan de la existencia de los sobreruedas, pues hoy en día prefieren realizar compras en línea sin salir de sus hogares.
“Ahorita todos se han vuelto autosuficientes porque ya no son como antes, estaba uno acostumbrado a comprar, ahorita todo se compra por mercado libre, ya no es necesario que salgas a un sobreruedas”, detalló.
Hay quienes lograron sacar adelante a sus hijos y hasta construir un patrimonio con la venta de productos en estos espacios, sin embargo han decido poner punto final a una historia que solo formará parte de sus recuerdos.
El ambulantaje, los centros comerciales y las tiendas departamentales, han apagado la vida de los sobreruedas que forman parte del pasado y el presente de una ciudad que evoluciona a través del tiempo.

Be the first to comment

Deja un comentario