Hay que leer la historia de Benito Juárez para interpretar con los: “ceses” y “renuncias” que se han dado en el gabinete de Andrés Manuel López Obrador. Juárez cuando “despedía” o hacia “renunciar” a un colaborador era por tres motivos: 1.-El Presidente Juárez descubría “traiciones” en lo “oscurito”. 2.-Porque sus colaboradores se “aliaban” con sus “enemigos políticos”. 3.-Porque no creían en su proyecto. Los poquitos que quedan en el primer círculo de AMLO, tienen que “empaparse” de los “quehaceres” del Presidente Juárez, cuando el oaxaqueño estaba en la plenitud de poder. Tal y como lo hizo don Benito en las “segundas partes” de sus mandatos, vienen más “sorpresas”. AMLO, sin quitarle una sola coma al “libro político” de Juárez, aplica las “reglas juaristas”

Los hombres y mujeres que integran el gabinete legal y ampliado del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, durante más de mil días de gobierno federal han escuchado salir de la boca de don Andrés Manuel López Obrador, el nombre de Benito Juárez García. A los colaboradores del Jefe del Ejecutivo Federal, (los que ya se fueron y los que todavía quedan), el 99% de ellos, no se han tomado la molestia de leer la historia política de Juárez cuando fue Presidente de México. Los cambios que realiza AMLO, son los mismos que hizo don Benito en la plenitud de su poder. Los que todavía “acompañan” a López Obrador, deberían de tomarse la molestia de leer la historia de Juárez, si lo hacen, entenderán en forma perfecta los motivos que tiene don Andrés Manuel para “deshacerse” de fieles colaboradores, aunque estos sean sus muy “cercanos”, compadres y amigos de toda la vida. Cuando don Benito Juárez: “despedía” o hacia “renunciar” a sus colaboradores, eran por tres motivos: 1.-El Presidente Juárez descubría “traiciones” en lo “oscurito”. 2.-Porque sus colaboradores se “aliaban” con sus “enemigos políticos”. 3.-Porque sus colaboradores cercanos no creían en su proyecto de nación. El Presidente Juárez, no tenía piedad para “poner de patitas en la calle” a los que lo traicionaban o no creían en él. Hoy, en pleno siglo 21, el Presidente de la República, don Andrés Manuel López Obrador, no tiene piedad para “poner fuera de circulación” a los integrantes de su gabinete que no cree en su proyecto, que lo “traiciona” en lo “oscurito” o que mantienen “alianzas oscuras” con los “enemigos-rivales” de la Cuarta Transformación. ¡Señores!, para entender o interpretar el “pensamiento político” de don Andrés Manuel, es obligatorio leer la “historia política” de don Benito Juárez. Quien no lo haga, ni cuenta se dará cuando le “corten la cabeza”. El dato duro: 1.-Tratando de entender los motivos políticos y personales que ha tenido don Andrés Manuel López Obrador para deshacerse de importantes personajes que iniciaron su gobierno con él, nos encontramos un artículo periodístico de don Raúl Torres Salmerón, el cual vale la pena dar a conocer. Dicho artículo fue escrito en diciembre del 2017. Don Raúl es abogado egresado de la UNAM. Fue reportero de El Heraldo de México, director de La Voz de Puebla, subdirector y director de El Sol de Puebla, director de Comunicación Social de los alcaldes Jorge Murad, Guillermo Pacheco y del gobernador Manuel Bartlett, director de El Heraldo de Puebla y director de El Popular. Ahí les va el artículo: 1.- Desde 2006, Andrés Manuel López Obrador, (AMLO), virtual candidato de MORENA a la Presidencia de la República, ha dicho que su gabinete será como el de don Benito Juárez. Quizá AMLO no sepa que Juárez hizo muchos cambios en tan solo siete ministerios y fue censurado por algunos de los más notables liberales. La incultura y el desconocimiento de la historia de México por parte de los políticos es notable. En 2006, López Obrador dijo: “Como Benito Juárez, escogeré a los mejores hombres y mujeres de México para integrar el gabinete. Él logró integrar un gabinete que es el mejor equipo de gobierno que hemos tenido en toda la historia de nuestro país. Hombres que parecían gigantes y que gracias al patriotismo, a la inteligencia, a la honradez de ese equipo, se pudo rescatar la República”. Ahora, hace pocos días, en 2017 afirmó que “aspiro a que este gabinete sea recordado como el gabinete mejor que ha habido en la historia de México. No ha habido gabinete mejor que el del presidente Juárez”. Fue cuando el virtual candidato presidencial de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, presentó al equipo que lo acompañará en el gabinete en caso de ganar las elecciones del 1 de julio del 2018. De acuerdo a los textos recopilados, el claro oscuro invadió a Juárez y sus hombres. El quehacer juarista ya está juzgado por la historia, pero no de sus colaboradores. Para empezar fue un gabinete de muchísimos cambios. En el gabinete de Juárez, hubo constantes cambios, algunos lo enfrentaron, otros se aliaron con conservadores y los más siguieron trabajando con Porfirio Díaz, el dictador. Las fuentes históricas son la Enciclopedia de México; México a Través de los Siglos; la Biblia Jurídica; El Gabinete en México de Armando Ruiz Massieu; Diccionario Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México; Gran Diccionario Enciclopédico de México de Humberto Musacchio y periódicos de la época como El Ahuizote. UN POCO DE HISTORIA. Ante el golpe del presidente Ignacio Comonfort, Benito Juárez en su carácter de presidente de la Suprema Corte asumió la presidencia de la República en Guanajuato, el 19 de enero de 1858 en oposición al gobierno conservador de Félix Zuloaga. Se trasladó a Guadalajara y a Veracruz hasta que en enero de 1861 se instaló en la ciudad de México. Fue reelecto presidente y el 15 de junio de 1861 inició su segundo periodo. Enfrentó serios problemas, lo que ocasionó numerosos y frecuentes cambios en su gabinete, cuyos ministros permanecieron muchas veces, unos cuantos días. En ese lapso tuvo un total de siete ministerios y 91 ministros. Al iniciarse la Intervención Francesa y establecerse el Segundo Imperio, Juárez trasladó su gobierno al norte del país, donde radicó en varias poblaciones. En noviembre de 1865 desde Chihuahua, poco antes de terminar su segundo periodo, lo prorrogó hasta que pudieran efectuarse elecciones libres. A la caída del Imperio regresó a la capital del país para iniciar el periodo la República Restaurada. Durante la Guerra de Reforma, la Intervención Francesa y el Imperio, Juárez tuvo 20 ministros de Relaciones Exteriores en menos de diez años –del 19 de enero de 1858 al 21 de julio de 1867. Sobresalen Manuel Ruiz, Melchor Ocampo, Francisco Zarco, Manuel Doblado y José de Emparan. En Gobernación figuraron también 20 ministros, donde destacan: Manuel Ruiz, Melchor Ocampo, Santos Degollado, Ignacio de la Llave, José de Emparan y Francisco Zarco. En Justicia, Negocios Eclesiásticos e Instrucción Pública que en 1861 cambió a Justicia, Fomento e Instrucción Pública, hubo 16 ministros. Figuraron Ignacio Ramírez, Sebastián Lerdo de Tejada y José María Iglesias. En Guerra hubo 14 ministros. Destacan Santos Degollado, Ignacio de la Llave, Ignacio Zaragoza, Felipe Berriozábal, Ignacio Comonfort, Miguel Negrete e Ignacio Mejía. En Hacienda fueron 21 ministros como Guillermo Prieto, Miguel Lerdo de Tejada, Manuel Doblado y José María Iglesias. En la República Restaurada, Juárez instaló su gobierno en la ciudad de México el 15 de julio de 1867. Fue reelecto en 1867 y 1871 y murió siendo presidente de la República el 18 de julio de 1872. En esa época hubo menos cambios. En seis ministerios hubo 21 ministros. En este lapso hubo cinco ministros en Relaciones Exteriores, donde sobresalen Sebastián Lerdo de Tejada, Ignacio Mariscal y José María Lafragua. En Gobernación se registraron seis ministros: Sebastián Lerdo de Tejada, Ignacio L. Vallarta, José María Iglesias, Manuel Saavedra, José María Castillo Velasco y Cayetano Gómez y Pérez. En Fomento estuvo Blas Balcárcel. En Guerra y Marina, Ignacio Mejía, quienes siguieron en el gabinete del posterior presidente Sebastián Lerdo de Tejada, muy censurado él y sus ministros por los periódicos de la época, como El Ahuizote. En Hacienda, la lista contempla a José María Iglesias, Matías Romero y Francisco Mejía. Los colaboradores de Juárez lucharon juntos en la Guerra de Reforma. Después hubo renuncias, abandonos, traiciones, despidos y críticas. Algunos fueron ministros trabajaron con presidentes anteriores y posteriores. ¿Así será el gabinete de López Obrador anunciado recientemente, si llegan al poder, cuya mayoría de componentes ni siquiera se acerca a los liberales de esa época?. ¿Habrá muchos cambios? ¿Serán despedidos muchos? ¿Habrá pleitos entre ellos? ¿Algunos criticarán al Presidente como lo hizo Ignacio Ramírez “El Nigromante” con Juárez?. “Dios nos agarre confesados”, exclamaría más de uno, si Andrés Manuel López Obrador gana la elección y gobierna con un gabinete como el de Benito Juárez, quien tuvo un saldo de guerras, pleitos internos, renuncias y cambios constantes, cárcel, etcétera. Fin del comunicado. (Artículo escrito por Federico Lagunes. El columnista Lagunes agarro integro el artículo periodístico de don Raúl Torres Salmerón, publicado en diciembre del 2017).

Be the first to comment

Deja un comentario