Cruz Azul rescata empate 1-1 ante Pachuca

Agencia

Municipiosur.com

Cruz Azul se encontró el trébol de cuatro hojas en la cancha del estadio Azteca, y por suerte encontró un empate 1-1 ante Pachuca, quien regresó a casa incrédulo por todo lo que pasó en el Coloso de Santa Úrsula, además de sentirse ‘robados’ por un gol que les fue anulado, en el cual Nicolás Ibáñez parecía estar en línea con la defensa de la Máquina. Asimismo, los de Hidalgo vieron como otras dos anotaciones les eran anulada por fuera de lugar.

La Máquina estaba siendo ‘bailada’, y al final del primer tiempo, les marcaron un penalti a favor el cual tras la revisión en el VAR se anuló, para de esa forma cerrar una jornada en la que el arbitraje fue protagonista.

Este parón por fecha FIFA le causará dolor de cabeza a Juan Reynoso, pues no podrá contar con 9 futbolistas, mientras Pachuca lo utilizará para acomodar y recuperar jugadores.

Con el punto, La Máquina escaló hasta la décima posición de la tabla general al llegar a 10 puntos, mientras los de la Bella Airosa se quedan en el lugar 13.

Un silencio sepulcral inundó el estadio Azteca.

Los aficionados celestes observaron con nerviosismo como el delantero de los Tuzos, Nicolás Ibáñez ingresó completamente solo al área celeste para fusilar a Sebastián Jurado, pero el alma le regresó al cuerpo a todos los vestidos de azul al ver como el árbitro asistente levantará su bandera para marcar un fuera de juego.

Tras este susto, Cruz Azul tomó posesión del encuentro y se fue al frente en busca de abrir el marcador, pero la férrea defensa de Pachuca evitó que el conjunto de Juan Reynoso llegara con claridad a la meta de Oscar Ustari. Esta presión generada por los de La Noria, fue bien aprovechada por los pupilos de Paulo Pezzolano, quienes nuevamente se plantaron en el área celeste. Avilés Hurtado entró como ‘Pedro por su casa’, y vencía de nueva cuenta a Jurado, pero la suerte estaba del lado de La Máquina, pues se marcaba un nuevo fuera de juego.

La recompensa al trabajo y al esfuerzo le llegó a los Tuzos. Tras una descolgada por la banda izquierda, Nico Ibáñez mandó un centro espantoso, el cual no llevaba peligro alguno, pero en su afán de sacar la pelota, Yoshimar Yotún terminó empujando la pelota dentro de su propia meta, ahora sí dejando en silencio a su público.

Los Tuzos le tomaron la medida a La Máquina, por lo que nuevamente las redes de Sebastián Jurado se movieron. A primera vista, el jugador de los Tuzos parecía estar en línea con los defensores de Cruz Azul, pero luego de que el VAR revisara la jugada, la anotación fue anulada por fuera de lugar, el tercero de la noche para los de la Bella Airosa y el segundo a Nicolás Ibáñez.

A segundos de que terminara el primer tiempo, Alejandro Villafañe vio caer dentro del área al ‘Cabecita’ Rodríguez y no dudo en marcar una pena máxima, pero el VAR inmediatamente le solicitó revisar la jugada, por lo que luego de ver la repetición, el colegiado anuló su marcación para que así los hidalguenses se fueran al descanso con la ventaja.

El ‘jalón de orejas’ de Juan Reynoso surtió efecto en los celestes, pues tras el silbatazo, los jugadores de La Máquina se fueron al frente en busca de la igualada, pero la anotación se les negaba, ya que todos los remates se estrellaban en la publicidad o terminaban en las manos de Ustari, pero la suerte le volvió a sonreír al campeón.

El cancerbero del Pachuca intentó salir jugando y cedió la pelota a Gustavo Cabral, quien tuvo una mala recepción, situación que aprovechó Orbelín Pineda para robarle el esférico al zaguero e inmediatamente meterle un pase filtrado a Santiago Giménez, quien al estar frente a Oscar Ustari sacó un riflazo pegado al poste para estremecer los cimientos del estadio Azteca con el grito de ¡goooool! y meterse de lleno entre los goleadores del torneo con cuatro anotaciones; además, de tomar fuerza para la convocatoria del técnico de la Selección Mexicana, ‘Tata’ Martino para enfrentar los duelos eliminatorios para el Mundial de Catar 2022.

Luego de la igualada, el duelo se volvió en un ida y vuelta de emociones, ambos clubes deseaban llevarse los tres puntos, pero conforme el reloj se acercaba a su final, los equipos parecían firmar el empate, hasta que Oscar Ustari se convertía en el héroe de los Tuzos. Luis Romo sacó un fogonazo, el cual el cancerbero hidalguense rechazó. El rebote le quedó a Rivero, quien sacó un potente disparo que estrelló en el pecho del guardameta argentino, ahogando el grito de gol en las miles de gargantas de seguidores celeste, quienes a segundos del silbatazo final se secaron el sudor al ver como un remate del Pachuca pasaba a milímetros del poste izquierdo de Jurado.

Con información de: Milenio

Be the first to comment

Deja un comentario