Pedro Miguel Rosaldo Salazar no salió del Hospital Comunitario de Coatzacoalcos por ser: deshonesto, corrupto o mal médico. A Pedro Miguel lo que lo “mato” fue su “mal genio”, “prepotencia” y “larga lengua”. Cuando Pedro Miguel no tiene “hueso”, es un ser humano “maravilloso” y admirable, pero su forma de ser “cambia” cuando llega al “pinche poder”, pues de inmediato se convierte en un “ogro” y en el clásico “perdona vidas”, pues piensa que él fue hecho por las mismísimas manos de “dios”. En la “4T” hay muchas personas que hacen daño, y uno de estos personajes, que hacían daño, era Pedro Miguel. ¿Cuándo tiempo va a durar Gaspar Vivas Castillo, nuevo director?. Ojalá y el doctor Gaspar no se “maree” o pierda el piso como todos. En “huesitos”, todo es efímero

El doctor Pedro Miguel Rosaldo Salazar, ya no despacha como director general del Hospital Comunitario “Valentín Gómez Farías”. El hombre opto por dar un “paso al costado”. Don Pedro Miguel no salió del emblemático hospital de Coatzacoalcos por “malos manejos” o ser “corrupto”, ¡por supuesto que no!, el hombre abandonó la institución porque ya no se sentía a gusto. ¡Señores!, en las últimas semanas hemos estando comentando que muchos seres humanos le hacen mucho “daño” a la “Cuarta Transformación”, y uno de estos seres humanos, sin lugar a dudas, que le hacían “daño” a la “4T”, era Rosaldo Salazar. Conocemos a Pedro Miguel Rosaldo, desde hace casi 30 años, de él, en efecto, podemos decir que como persona es un hombre bueno, y como profesionista, que es uno de los mejores doctores para atender las diversas enfermedades de los niños porteños. ¿Qué es lo que “negativo” del ex diputado federal del PRD, lo que siempre lo ha hundido en la “grilla”?, lo “negativo” de don Pedro es su “larga y venenosa lengua” y sus poses de “perdona vidas”. Cuando Pedro Miguel no tiene cargos de gobierno o de elección popular, es el hombre más maravilloso y humilde que uno se puede encontrar en esta vida. Pero cuando Pedro Miguel tiene en su poder un “huesito”, su forma de ser cambia completamente, pues inmediatamente piensa que él lo “merece todo” y que fue hecho por las mismísimas manos de “dios”. El trabajo profesional de Rosaldo al frente del Hospital Comunitario no está a discusión, el señor siempre demostró que fue todo un profesional al interior de su oficina, es decir, de la puerta para adentro. Donde “cojeo” don Pedro Miguel, fue de la puerta de su oficina, para afuera, donde siempre saco su ridícula postura de “divo”, su mal genio y maltrato en contra los trabajadores y funcionarios del “Valentín Gómez Farías”. Don Pedro Miguel se convirtió en todo un “agro” en la institución hospitalaria, sus “gritos” y “ofensas” contra: doctores, enfermeras y personal sindicalizado, eran el pan de todos los días. Todos los que trabajan en el Hospital Comunitario, desde hace bastante rato, estaban hasta la madre del “mal trato” que recibían de don Pedro. Insistimos y lo repetimos, Rosaldo, cuando no tiene un cargo público es un ser humano maravilloso, es el hombre que le cae bien a todo mundo, pero cuando Pedro tiene “hueso”, cambia para mal, su “nefasta postura”, lo hacen ser odiado y repudiado por quienes trabajar con él. Hoy, de nuevo, el doctor Pedro Miguel Rosaldo Salazar se encuentra en la “banca”, y lo estará por muchos años, pues su “mal genio” y su “larga lengua” no lo ayudan en nada. El dato duro: 1.-Con la salida de don pedro Miguel, lo que hoy está visto y comprobado es que el Hospital Comunitario de Coatzacoalcos, esta “maldito” para muchos doctores, pues en la dirección general, quienes ahí llegan, no duran mucho tiempo. Ahora, hay que ver cuánto tiempo estará en el cargo el doctor Gaspar Vivas Castillo, quien desde hace algunas horas en el nuevo director general. Ojalá y el medico Vivas no se vuelva “loco” o se “maree”, tal y como en su momento les paso a los famosos doctores: Sergio Torres, Juan Rodrigo Camacho Mondragón y Pedro Miguel Rosaldo Salazar. El mega dato: 1.-Otro director general de un Hospital Comunitario que camina “chueco”, es el de Cosoleacaque. Tenemos informes que el titular del nosocomio, tiene su “negocio”, pues los enfermos que llegan al hospital, los manda con “médicos particulares”, los cuales son sus “cuates”. Pero esta es otra historia que en breve comentaremos con los “pelos de la burra en la mano”. Fin del comunicado. “El que se ríe, se lleva”. (Artículo Escrito Por Federico Lagunes Peña).

Be the first to comment

Deja un comentario