Historia de: Kevin, José y Durbin, quienes se convirtieron en héroes en Coatza

Por Fluvio César Martínez

Municipiosur.com

Kevin, José y Durbin coincidieron en la ruta del migrante en busca del sueño americano. Los tres jóvenes no imaginaban que al cruzar por Coatzacoalcos personas los llamaran héroes por rescatar a tres turistas que se ahogaban en el Golfo de México. Después del mediodía del 25 de julio, los tres jóvenes decidieron descansar y conocer el mar, por lo que caminaron por toda la costa. Entre “el relajo” y la alegría se percataron de que una familia completa se ahogaba. Y sin pensarlo corrieron para ayudarlos. Visitantes de Tizayuca, Hidalgo quienes también querían conocer el mar, fueron devorados por la corriente y tres de ellos murieron. El resto de la familia sobrevivió gracias a Kevin, José, Durbin y un policía de Coatzacoalcos. “Estando en la playa decidimos alquilar una sombrilla con mesita para tomarnos fotos y de repente mi amigo me dice ¡se están ahogando!, /…) Nosotros solo teníamos la intención de mojarnos los pies, pero salimos corriendo; el esposo de la señora al ver que no podía salir se metió a nadar y fue uno de los muertos”, narró Kevin. Hoy en día, trabajan en el área de ornatos del gobierno de la ciudad, al lograr ser acogidos por el programa social sembrado vida, implementado por el gobierno federal.

KEVIN 24 AÑOS DE EL SALVADOR
Kevin Francisco Jaime Polillo, de 24 años, es de origen salvadoreño, en su país trabajaba como asesor de ventas, gracias a que alcanzó a estudiar el bachillerato y podía apoyar a los gastos de su familia. Sin embargo, la violencia generada por el grupo delictivo denominado MS18 o Mara Salvatrucha orilló al joven a tomar una de las decisiones más difíciles en su vida: abandonar a su familia e intentar llegar a los Estados Unidos. “En mi país me agredieron en el estómago y la nariz; todavía tengo secuelas. Yo recibía amenazas de ellos (MS18) me decían que me iban a matar; yo no tenía necesidad de salir de mi país porque estaba bien económicamente, pero me querían extorsionar y yo no quería eso”, cuenta Kevin. Hoy en día lleva cinco meses fuera de su país sin ver a su familia, cuatro de ellos permaneció en el estado de Tabasco de donde viajo a Coatzacoalcos por la presunta explotación de la que fue víctima.

JOSÉ DE HONDURAS
A la primera persona que Kevin conoció al llegar a Coatzacoalcos fue a José Faustino Andrade de 23 años, quien es originario de Honduras y el más joven del trío. A pesar de su corta edad, José ha enfrentado retos y problemas que ha superado gracias al amor de su familia. No pudo continuar con sus estudios después de la primaria debido a la situación económica que se vive en el país gobernado por Juan Orlando Hernández. José reconoce no son bien vistos por muchos mexicanos, por lo que asegura sentirse rechazado en ocasiones por las personas. “Es que muchos paisanos vienen haciendo desastre, y las personas nos dicen que algunos migrantes se meten a robar y eso mancha nuestra imagen, pero nosotros hemos notado que si ayudamos a los demás y nos portamos bien la gente nos ayudará”, manifestó. “Si nosotros podemos ayudar, ayudemos de corazón porque cuando uno ayuda, no se pone a pensar, si lo va a hacer por fama o por dinero, solo le nace ayudar”, finalizó José.
DURBIN DE HONDURAS
Durbin Joel de 30 años también es originario de Honduras; la mitad de su viaje fue bordo de la bestia y la otra caminando, atravesando veredas y caminos interejidales con la intención de no ser ubicado por los grupos criminales que operan en México. Cuenta que en el camino fueron asaltados, amenazados y extorsionados, pero lo que más le afectó fue el desprecio de las personas. “Hay gente que viene haciendo daño, pero hay quienes no y no es justo que nos traten a todos igual. En mi país yo nunca le quité nada a nadie, nunca le hice nada a nadie y me desplazó la violencia”, dice. El joven aún no decide si se quedará en México o si continuará caminando hacia los Estados Unidos.
FAMOSOS EN REDES SOCIALES

Con una sonrisa y un poco de incredulidad, dicen no saber cómo pasaron d ser desplazados a ser reconocidos como héroes en Coatzacoalcos donde anteriormente les negaron agua, comida y ropa, llevándolos incluso a catalogarlos como delincuentes. Su hazaña ha sido reconocida por usuarios de las redes sociales, aunque no han sido los únicos, negocios de comida de Coatzacoalcos también los buscaron para ofrecerles un menú especial gratuito. El pasado lunes los jóvenes fueron recompensados por el restaurante de alitas “El Barba”, quien a través de redes sociales solicitó a los internautas dar con el paradero de los jóvenes centroamericanos. Al día siguiente visitarán otro comercio local y el sábado degustarán birria como parte de la campaña implementada por al menos cinco restaurantes en recompensa por su valentía y heroísmo. “Esto nos enseña que todos somos humanos y somos hijos de un solo Dios, por eso no debemos humillar a nadie”, finaliza Durbin.

Be the first to comment

Deja un comentario