Fernando Elías Guevara, el segundo de a bordo de la SIOP, dice que hará “vomitar” a Luis Escamilla Aguilar, dueño de la constructora “Santa Lucrecia” quien hizo mal su trabajo en la reparación de la parrilla del puente “Coatza Uno”. ¡Será posible tanta belleza!. Pablo Farfán Sánchez, líder de la CMIC, a huevito tiene que fijar su postura, ya sea a “favor” o en “contra” de Escamilla, haciendo a un lado que Escamilla sea su tesorero en la CMIC. ¿Hasta dónde llegará la “valentía” y el “apriete de blanquillos” del Subsecretario de Infraestructura de la SIOP cuando se entere que Escamilla es un ser humano bastante “protegido”, pues tiene poderosos “padrinos”?. Los “padrinos” de Luis Escamilla, deberían de ser los primeros en “regañar” a su “ahijado” para que nos los deje en mal. En la CMIC las cosas no han cambiado

Fernando Elías Guevara, Subsecretario de Infraestructura de la SIOP, es sin lugar a dudas un hombre y funcionario estatal, bastante “valiente”, ¿por qué?, por la simple y sencilla razón, que en su visita a Coatzacoalcos, dejó muy claro que “apretara” a la constructora “Santa Lucrecia”, propiedad de Luis Escamilla Aguilar para que responda por los malos trabajos que hizo en la reparación de la parrilla del puente “Coatzacoalcos Uno”, donde el cobro que hizo el señor Escamilla, fue cercano a los 7 millones de pesos. De acuerdo a la información que ya se ha revelado, los trabajos de la reparación de la parrilla, se le dio a “Santa Lucrecia” como cortesía para ayudar con trabajo a los socios de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, ahí donde el presidente es Pablo Farfán Sánchez. ¿Saben que fue lo que quedó a la vista con la citada “cortesía” que le hizo la SIOP a la CMIC de Coatzacoalcos?, pues que al interior de la CMIC todo sigue igual, que las cosas no hay cambiado, ¿en qué sentido no han cambiado?, pues que algunos de líderes, (no todos), por ser altos directivos de la CMIC, son quienes e comen las mejores “chuletas” en lo que hace a las obras que da el gobierno. Luis Escamilla Aguilar, en un hecho que le “saca mucha ventaja” al resto de los socios de la CMIC, y lo hace porque él es el tesorero de la organización. ¡Señores!, si ya se sabe que la suculenta reparación de la parrilla de “Coatza Uno”, fue una obra que dio la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas para “ayudar” a los socios de la CMIC, pues lo que hoy urge, es que don Pablo Farfán Sánchez, jerarca de la CMIC en Coatzacoalcos, fije su postura, ya sea a “favor” o en “contra” de uno de sus socios como es el señor Escamilla Aguilar, quien, lo repetimos, es el encargado de manejar las finanzas de la Cámara. La verdad que no se trata de una “campañita negativa” en contra de don Luis Escamilla Aguilar y su empresa “Santa Lucrecia”, ¡por supuesto que no!. Aquí en este mismo espacio, cuando nos enteramos que la reparación de la parrilla del “Coatza Uno” era para una empresa local, celebramos la acción de la SIOP. Cuando nos dijeron que la compañía de Escamilla Aguilar fue la elegida para realizar los trabajos, aquí “gritamos” que don Luis era un ser humano: serio, honesto, profesional y chingón. Cuando escribimos que don Luis Escamilla Aguilar y “Santa Lucrecia” estarían al frente de la rehabilitación del puente “Coatza Uno”, también señalamos que formidable que un “local”, y no un “fuereño” estuviera a cargo de la reparación. ¿Se acuerdan de nuestro comentario?, si no lo recuerdan les damos a conocer uno de los principales párrafos de nuestro escrito: “Es maravilloso que un empresario porteño, como es el caso de don Luis Escamilla Aguilar y su Cooperativo Santa Lucrecia, hayan ganado la obra para rehabilitar el “Coatza Uno”…y el hecho es maravilloso, pues si el trabajo se hace bien, los automovilistas que utilizan dicha vía de comunicación, lo van a ver como un constructor responsable y profesional…pero si el trabajo se hace mal, es decir, que la parrilla se vuelva a romper, pues entonces los automovilistas de: Coatzacoalcos, Nanchital, Rabón Grande y Villa Allende, tendrán la oportunidad de mentarle su mandarina al señor Escamilla, quien vive en Coatzacoalcos y no a un fuereño”. ¿Qué es lo que está pasando en estos momentos luego que la parrilla del puente “Coatza Uno” se volvió a romper?, algo muy simple, los automovilistas le están mentando su mandarina a don Luis Escamilla Aguilar, por hacer un pésimo trabajo en la parrilla, donde cobro cerca de 7 millones de pesos. El dato duro: 1.-Los “padrinos” y los que “protegen” a Luis Escamilla Aguilar, también deberían de ser los primeros en llamarle la atención a su “ahijado”, pues no se vale que le consigan “chamba” y esta se haga mal. El maga dato: 1.-Fernando Elías Guevara, Subsecretario de Infraestructura de la SIOP, es un ser humano con grandes “blanquillos”. Al funcionario estatal, esta visto, no le tiembla la mano para meter en cintura a las constructoras y sus dueños cuando realizan trabajos de mala calidad. Para Fernando Elías será bastante “delicado” el asunto de la constructora Santa Lucrecia, ¿por qué?, porque el dueño de la empresa es un constructor: “protegido” y “mimado”. Pronto vamos a saber hasta dónde llegará la “valentía” y “coraje” de don Fernando. Muy pronto lo sabremos. Los socios de la CMIC, no pueden, tampoco. Hacerse los: sordos, ciegos y mudos. Ya vienen las elecciones para renovar al comité directivo de la CMIC, así que aguas. Fin del comunicado. (Artículo Escrito Por Federico Lagunes Peña).

Be the first to comment

Deja un comentario