Permiten que los exploten, ¡y quieren que los reelijan!

Prosa aprisa

Arturo Reyes Isidoro
El reportero Carlos Caiceros narró que siete empleados de una empresa que da el servicio de limpieza en el Congreso local fueron despedidos porque reclamaron vacaciones y prestaciones de ley (e-veracruz.mx).
Contó que el 2 de mayo pasado, con lonas y pancartas expusieron en el recinto del pleno la difícil situación contractual que padecen. En represalia, Servicios de Limpieza Integrales (SLI) los despidió el 19 de este mismo mes.
“Ante su manifestación, diputados de Morena bajaron de sus curules y les ofrecieron ayuda. Incluso el diputado presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Juan Javier Gómez Cazarín, los abrazó y les ofreció ayuda”, apuntó el periodista.
Pues qué creen. Como se imaginan. Fue puro cuento de los diputados de Morena. Como desde entonces nadie los ha atendido, ayer fueron a exponer su caso ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.
Narraron que tenían años trabajando en el Congreso y que este año le adjudicaron el contrato para prestar el servicio a SLI, y que solo despidieron a quienes hablaron, porque son más los trabajadores afectados.
El dueño de la empresa se llama Jorge Luis Sandoval Landa, domiciliado en Perote, hasta donde fueron los despedidos a buscar apoyo. El señor se lavó las manos, le echó la culpa al “encargado” y, finalmente los representantes legales de la empresa les confirmaron su despido.
Una de las trabajadoras dijo que en su caso tienen con ella pagos pendientes, pero ya le avisaron que vaya a reclamar a la Junta de Conciliación y Arbitraje.
Cuánto abuso y cuánto engaño. Según López Obrador el suyo es un partido humanista, por lo tanto, se entendería que los diputados morenos también. Además, se han llenado la boca proclamando que primero los pobres.
No es ningún secreto ni ninguna novedad que la mayoría de esas empresas, yo casi estoy seguro que todas, explota a sus trabajadores, pero que lo haga la que da el servicio en el Congreso, donde se supone que están los representantes y defensores de los intereses del pueblo, de los veracruzanos, es reprobable e indignante.
Para empezar, apenas el 6 de abril pasado el presidente López Obrador festinó un acuerdo entre sectores productivos para “ir terminando” con el outsourcing, esto es, la subcontratación de personal como en el caso de los trabajadores de limpieza del Congreso. Y, no podía ser de otra forma, culpó de esa práctica al PRI y al PAN. Dijo que facilitaba la corrupción.
Pero resulta que en el Congreso de Veracruz el control y la administración lo tiene la diputación de su partido, Morena y, sí, normalmente los contratos se adjudican a cambio de un moche jugoso, soborno para que los directivos, en este caso de la Legislatura, se hagan de la vista gorda ante todas las violaciones a la ley con las que explotan a los trabajadores.
Quiero suponer que estos modestos trabajadores, obligados por la necesidad, y con la esperanza de que por fin se les haría justicia con el paladín de los pobres, mmjú, votaron por Morena, que sus representantes “ante la más alta tribuna de Veracruz” (ji ji), las de sus distritos (Xalapa Urbano y Xalapa Rural), son las señoras diputadas Rosa Linda Galindo Silva y Ana Miriam Ferráez Zenteno.
Pero estas damas, quienes debieron haber hecho suyos sus reclamos, los ignoran y en cambio andan en las colonias proletarias (se han colgado del candidato a alcalde Ricardo Ahued), ahí donde viven ese tipo de trabajadores, ¡pidiendo que les den su voto y las reelijan, que voten de nuevo por ellas!
También es condenable la farsa del abrazo, solo para la pose, del presidente de la Jucopo, Juan Javier Gómez Cazarín, el responsable del otorgamiento del contrato. Su ofrecimiento de ayuda fue un engaño porque él se entiende con el dueño de la empresa, sin duda alguna, un verdadero explotador de la pobreza y la necesidad de los trabajadores. Y también busca que lo reelijan, aunque de todos modos ya se aseguró una curul como candidato plurinominal para seguir velando, día y noche (eso dice en su discurso), por los intereses de las clases más necesitadas. Cómo la ve.
Y pensar que ellos se proclaman el gobierno de la esperanza y quieren que los veracruzanos los reelijan.
Para variar, ¿vio por casualidad ayer el video?, en el puerto de Veracruz corrieron a manguerazos de agua, en Puente Moreno, al tristemente célebre diputado local de Morena, Maleno Rosales (el que aceptó que su hijo era aviador, que cobraba 15 mil pesos en el Congreso pero que había terminado la primaria), al que recriminaron que solo lo ven en campañas. Se fue echando madres.
Viene Marko Cortés a Jáltipan
Para este miércoles 26 se espera la visita del dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, a la ciudad de Jáltipan, para apoyar al candidato de su partido y de la coalición Veracruz ¡Va! a la alcaldía, Mario Cambranis Torres. Además de que lo acompañará en un recorrido vespertino por la ciudad, a las seis de la tarde ofrecerá una rueda de prensa en las oficinas del comité municipal del blanquiazul. Asistirán también candidatos a diputados del distrito y del sur del Estado. Lo acompañará el dirigente estatal, Joaquín Guzmán Avilés.
Significativa la visita. Si bien Mario tiene luz propia y una trayectoria partidista, administrativa (casi ha ocupado todos los cargos en el ayuntamiento) y académica que lo cubren con todos los méritos, la visita también es una distinción para el diputado local Enrique Cambranis Torres, quien si el PAN gana la mayoría en el Congreso local será el nuevo presidente de la Jucopo.
Monreal, la versión del puerto
Una versión que se manejó ayer en el puerto de Veracruz es que el candidato de Morena a la alcaldía, Ricardo Exsome Zapata, se enfila hacia el triunfo, lo que puso muy nerviosos a los Yunes Linares-Márquez y por eso urdieron la maniobra para traer a Ricardo Monreal a que revolviera las aguas políticas en su partido. Aparte, hubo quienes me escribieron a propósito del comentario que hice ayer sobre la marcha a favor de Miguel Ángel Yunes Márquez.
Así, Monreal estaría “loco” por su ambición de ser candidato presidencial y andaría buscando alianzas y apoyos con viejos conocidos, uno de ellos el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares, a quien conoce desde que fueron priistas.
“Monreal es doble cara. Es eficaz, conciliador, sofisticado, pragmático, hábil en la negociación de acuerdos, pero se niega a verse como subordinado del presidente López Obrador. Es desleal. Sabe medir sus tiempos, usa los escenarios precisos, no es de los que se aloca con las grabadoras, pero todo eso es para destruir e incendiar escenarios y pegarle a quien pueda, no es confiable”.
Me dijeron que recordara que estuvo en el PRI, luego en el PRD, más tarde en el PT, posteriormente en MC, hoy es de Morena y que se prepara para saltar a Fuerza por México.
Según, con el pretexto de la presentación de un libro vino a negociar con los Yunes para influir en la devolución de la candidatura a su hijo a cambio de que luego lo apoyen en su sueño de ser presidente. En concreto, que no obstante todo, Exsome será el nuevo alcalde del puerto, porque hay rechazo a que los Yunes se entronicen en el poder.
Chocolate, el “carnal, hermano, brother”
¡Vaya! El candidato a alcalde de Xalapa, del Partido Encuentro Solidario (PES), José Alberto Pérez, “Chocolate”, maneja la tesis de que la competencia electoral es de “ciudadanos, conciencia y dignidad contra los políticos tradicionales, dinero y corrupción”.
Atribuye el avance que ha tenido entre el electorado a que “soy pueblo, barrio (de El Dique). Me gusta que me reciban como carnal, hermano, brother, que me identifiquen como uno de los suyos”. Afirma que su Proyecto Xalapa, sus propuestas y su perfil ciudadano han sido sus mejores cartas de presentación ante los ciudadanos.

Be the first to comment

Deja un comentario