Luis Escamilla, dueño de la constructora “Santa Lucrecia”, cobró 5 millones 900 mil pesos por reparar la parrilla del puente “Coatza Uno”, pero resulta que la parrilla “se cae a pedazos”. La famosa parrilla “Irving”, de la cual se informó que no la rompían ni: “Superman” y Hulk”, valió para pura mandarina. Elio Hernández, titular de la SIOP, debe de “apretar” a Escamilla para que rehabilite como Dios manda la parrilla. Si Escamilla, no quiere hacer cumplir la garantía, pues a Eliot solo le quedan dos cosas que hacer: 1.-Hacer “vomitar” a Escamilla”. 2.-Denunciarlo ante la Fiscalía por el mal trabajo que hizo su empresa. Luis Escamilla les ganó la reparación a: FOSMON, de Oscar Fosado; Arcos Sur, de Daniel Aguilar y Constructora Oaxaca, de Elvis Ventura

La constructora “Santa Lucrecia”, propiedad de Luis Escamilla Aguilar, le cobró a la Secretaria de Infraestructura y Obras Públicas, (SIOP), de Elio Hernández Gutiérrez, 5 millones 900 mil pesos por reparar la parrilla del puente “Coatzacoalcos Uno”. Los trabajos de la rehabilitación se hicieron en los últimos meses del 2020. Cuando se dio el anuncio que una constructora local, 100% nativa de Coatzacoalcos, estaría al frente de las reparaciones del “Coatza Uno”, en el mundo de los “hombres de negocios porteños”, se celebró, en todo lo alto, que una compañía porteña estuviera al frente de los trabajos. Es más, aquí en esta editorial, quien esto escribe, le hicimos un bonito comentario a don Luis Escamilla, a quien de “chingón” no bajamos. En el mismo artículo periodístico señalamos dos cosas muy importantes: 1.-Que si la parrilla del “Coatza Uno” quedaba perfectamente rehabilitada, los miles de automovilistas que utilizan dicha vía de comunicación, lo iban a “mamar” por siempre. 2.-Tambien comentamos que si los trabajos eran una “porquería”, los mismos miles de automovilistas sureños, en especial los que viven en Coatzacoalcos y Nanchital, le iban a “mentar su mandarina” si la parrilla se volvía a romper. ¿Adivinen que es lo que acaba de pasar?, pues que la parrilla del puente “Coatzacoalcos Uno” ya se volvió a romper. Lo anterior significa que la constructora “Santa Lucrecia”, de Luis Escamilla, no hizo bien su “chamba”, que resultó igual o peor que las otras compañías, y esto no es otra cosa, y que lo anterior se escuche lejos, que el propietario de “Santa Lucrecia”, gano el contrato, solo para “chingarse” el dinero. El Corporativo Industrial Santa Lucrecia S.A. de C.V, propiedad de Escamilla Aguilera, no tiene ninguna excusa para su salvación del escarnio público, ¡claro que no!, la parrilla que recién reparó, ha comenzado a destrozarse. Mal haría Luis Escamilla en salir a decir: “Es que solo la parrilla se rompió poquito”, si lo hace, no tendría ni tantita vergüenza. Lo barato, siempre sale caro y las “recomendaciones”, siempre salen bastante caras. Como el señor Luis Escamilla, iba bien “recomendado” en la SIOP, pues a Elio Hernández Gutiérrez, titular de la secretaria, se le hizo fácil, darle el contrato al “Corporativo Industrial Santa Lucrecia”, dejando en la orilla a verdaderos profesionales del negocio como las empresas: Fosmón, de Oscar Fosado; Arcos Sur, de Daniel Aguilar Avendaño y Constructora Oaxaca, de Elvis Ventura. Hoy, las consecuencias de darles obras a los “recomendados”, como es el caso de Luis Escamilla, pues están a la vista de todos los ciudadanos sureños, pues la reparación que hizo en el puente “Coatzacoalcos Uno”, lo repetimos, es una porquería. La rehabilitación la hizo con las patas. Los datos duros: 1.-La SIOP, de Eliot Hernández Gutiérrez, ¿llamará a cuentas al “Corporativo Industrial Santa Lucrecia”, de Luis Escamilla o dejará pasar el hecho para no despertar el enojo de los “padrinos” del señor Escamilla?. 2.-La rehabilitación de la parrilla del puente “Coatzacoalcos Uno”, en las últimas dos décadas, ha hecho millonarios a varios dueños de constructoras quienes han hecho la “finta” que la dejan como nueva, pero a los pocos meses, todo es destrucción en dicha parrilla. Ahora, a este grupo de propietarios de constructoras, hay que agregar el nombre de Luis Escamilla, quien con poco esfuerzo y haciendo un mal trabajo, cobro casi 6 millones de pesos por reparar la parrilla. 3.-¿Saben que es lo que más encabrona de estos trabajos mal hechos?, que antes de iniciar los trabajos de reparación se le informe a los ciudadanos que la parrilla no la rompen ni: “Superman” o “Hulk”. El pasado 24 de septiembre del 2020, se dio a conocer una “nota informativa” donde participaron funcionarios de la: SIOP, Caseta de Cobro y los representantes del Corporativo Industrial Santa Lucrecia. El documento decía lo siguiente: 1.-La compañía Corporativo Industrial Santa Lucrecia S.A. de C.V., será la empresa que ha sido contratada para realizar los trabajos de sustitución de 600 m2 de parrilla metálica del puente Coatzacoalcos Un. 2.-Estan a la espera de que el día 25 de septiembre, (2020), llegue la parrilla “Irving” para iniciar los trabajos. De acuerdo a los técnicos, esta parrilla tiene mejores especificaciones en cuanto a calidad y soporte de carga que la que actualmente tiene el puente. Tentativamente estos trabajos se iniciaran el día lunes 28 de septiembre. Tienen un tiempo estimado de ejecución de 40 días y podrán concluir a mediados del mes de noviembre. 3.-Además de la sustitución total de la parrilla, se harán la reparación de algunas secciones de losa dañadas, (solo los puntos más dañados), en aproximadamente 1 km del área del puente. El mega dato: 1.-La famosa parrilla “Irving”, esa que compro Luis Escamilla, la que tenía una súper calidad, sirvió para pura “mandarina”. Fin del comunicado. (Artículo Escrito Por Federico Lagunes Peña).

Be the first to comment

Deja un comentario