Porfirio Alonso, es pisoteado en sus derechos laborales por el IPAX de Cosoleacaque

Agencias

Municipiosur.com

Esposa y madre de familia se encuentra desesperada desde hace 2 años, por lo cual, está luchando para que le otorguen una liquidación justa a su esposo, ex empleado del IPAX quien dejó de laborar al enfermar de gravedad por un tumor en el cerebro y automáticamente lo obligaron a renunciar. «Lamentablemente para las familias de escasos recursos la justicia es lenta y ciega», con tristeza externo, Yanet Huerta Ceferino, con domicilio en el ejido José F. Gutiérrez, perteneciente al municipio de Cosoleacaque. La dama narró, que su esposo de nombre Porfirio Alonso Hernández, de 37 años de edad, estuvo laborando para el IPAX por un lapso de 9 años, en donde siempre fue buen trabajador, incluso, hacía tiempos extras, hasta que fue internado de gravedad en la clínica del ISSSTE, cuando se estabilizó reanudó sus servicios, sin embargo, las jornadas como vigilante del IPAX son muy largas y agotadoras, por lo que su organismo ya no resistió y aceptó la renuncia voluntaria porque así se lo pidieron, confiando que la empresa mostraría solidaridad y como acto humanitario le daría una liquidación justa conforme a la ley, pero solo le dijeron que alcanzaría la cantidad de 1,700 pesos y que tendría que viajar a la ciudad de Xalapa para ir por su cheque, el cual jamás cobró, por tal razón, hace un llamado para que sea atendido este caso. Ante tal situación, la señora Yanet emprendio un peregrinar, ante dependencias, incluso, hasta buscó ayuda y asesoría con los diputados local y federal como fue el caso de Magaly Armenta y Manuel Gómez Ventura, quienes solo argumentaron que no estaba dentro de sus “obligaciones” atender esos temas, pese a los ruegos de la afligida madre de familia, quien solo les pidió que fueran portavoces para que el tema llegara a oídos del director general del IPAX, que lo hicieran como un acto humanitario, ya que está casi segura que en Xalapa no se sabe de las injusticias que se comenten en las oficinas de Minatitlán. Doña Yanet manifestó, que seguirá tocando puertas, pues los recursos legales ya se le agotaron, además de los económicos, su esposo está en franca recuperación al sobrevivir al tumor en el cerebro en donde fue operado y pese a la gravedad de su enfermedad ha seguido con sus quimioterapia, sin embargo, los gastos son enormes y son familia de escasos recursos, por lo que seguirán con lucha hasta que tenga justicia o incluso hacer movilizaciones para que solo le otorguen a su marido una liquidación justa conforme a la ley. (Con información de Isabel Gutiérrez y Enlace Urbano).

Be the first to comment

Deja un comentario