El dron de Marte ya está en su pista de despegue

Agencias

Municipiosur.com

El helicóptero robótico Ingenuity fue depositado por su robot portador, el Perseverance, en el terreno que le servirá de pista de despegue y ya ha pasado varias noches a la intemperie, demostrándose que la calefacción y el aislamiento térmico del dron funcionan bien.

El terreno escogido como pista de despegue tiene unos 10 por 10 metros y fue elegido por ser llano y por su ausencia de obstáculos.

La temperatura nocturna en el cráter Jezero, la zona en la que están ambos robots de la NASA, puede descender hasta 90 grados centígrados bajo cero, lo que puede congelar y agrietar los componentes eléctricos no protegidos y dañar las baterías de a bordo necesarias para el vuelo.

Hasta que el Ingenuity puso sus cuatro patas en la superficie marciana, permaneció sujeto a la panza del Perseverance, recibiendo energía de él. Este, llevando consigo al Ingenuity, aterrizó en el cráter Jezero el pasado 18 de febrero. El Perseverance sirve de enlace de comunicaciones entre el Ingenuity y la Tierra, y utilizará su conjunto de cámaras para observar cómo vuela el dron alimentado por energía solar.

Para garantizar que el panel solar situado sobre los rotores del helicóptero pudiera empezar a recibir luz solar lo antes posible, se ordenó al Perseverance que se alejara lo bastante del Ingenuity poco después de dejar a este sobre el terreno.

Volar de forma controlada en Marte es más difícil que hacerlo en la Tierra. El Planeta Rojo tiene solo la tercera parte de la gravedad de la Tierra aproximadamente, lo cual es una ventaja. Sin embargo, la densidad de su atmósfera es de solo un 1% de la que tiene la atmósfera de la Tierra a nivel del mar, lo cual es una desventaja.

En cuanto a la energía solar, durante el día, la superficie de Marte recibe solo la mitad de la cantidad de energía solar que llega a la Tierra.

Si todo va bien, dentro de unos días el Ingenuity será la primera aeronave en efectuar un vuelo propulsado y controlado en otro planeta.

En la Tierra, esa hazaña la realizaron los hermanos Wright el 17 de diciembre de 1903. Aquel día, en las dunas azotadas por el viento de Kill Devil Hills, cerca de Kitty Hawk, en Carolina del Norte, Estados Unidos, ambos hermanos, Orville y Wilbur, se alternaron como pilotos de su avión, realizando cuatro vuelos en total, cada uno más largo que el anterior. El primero de ellos, aunque solo cubrió 37 metros en 12 segundos, fue el primer vuelo propulsado de la historia.

Una pequeña cantidad del material que cubrió una de las alas del avión de los hermanos Wright durante el primer vuelo se encuentra ahora a bordo del Ingenuity. Se utilizó cinta aislante para envolver el pequeño trozo de tela alrededor de un cable situado debajo del panel solar del dron. Los Wright utilizaron el mismo tipo de material para cubrir las alas de sus planeadores y aviones a partir de 1901. La tripulación de la Apolo 11, la misión que permitió por vez primera que el ser humano pisase la Luna en julio de 1969, llevó consigo un trozo diferente del material, junto con una pequeña astilla de madera del primer avión de los Wright. De ese modo, estos objetos viajaron a la Luna y luego regresaron a la Tierra.

Con información de: Noticias de la Ciencia

Be the first to comment

Deja un comentario