América Femenil le quita el invicto a Pumas Femenil con un 3-1

Agencia

Municipiosur.com

El invicto de Pumas se esfumó en Coapa, en un partido de puro orgullo. América frenó en seco a las universitarias, las bajó de la nube a punta de goles. Las americanistas tuvieron cuatro minutos de plena contundencia, tiempo en el que las felinas flaquearon y perdieron la solidez defensiva que habían manifestado a lo largo del torneo. Un 3-1 a favor de América que significa un baño moral para el equipo de Leo Cuéllar.

Fue un juego que tuvo distintos momentos. Pumas salió a mostrar sus credenciales, esas que la tiene como líder, tuvo un buen inicio, ante un América necesitado de unidades, sobre todo porque en casa ha tenido una gran fuga de puntos.

Tuvo la primera el conjunto de Leo Cuéllar cuando Daniela Flores filtró un pase para Daniela Espinosa, quien controló la pelota, pero rápido salió a su encuentro la portera Melany Villeda y evitó el daño en su arco.

Las universitarias estaban un tanto nerviosas, tuvieron un par de pelotas pérdidas que llevaron a las americanistas a acercarse con cierto peligro, pero la contundencia no ha sido lo mejor de las Águilas en lo que va del torneo. Tenía a bola América, pero no la profundidad.

De a poco fue reaccionando Universidad, que pasó a tener la pelota y a rondar la portería de Natalia Acuña, un par de aproximaciones generaron cierto nervio, sobre todo cuando Acuña salió de su cabaña, perdió la pelota y Dinora Garza disparó de media distancia, pero Janelly alejó con la cabeza.

Había un dejo de nerviosismo en la zaga azulcrema, que no pudo rechazar un centro y Marlyn remató de media vuelta, pero Acuña evitó el gol con un buen lance. Respiro total en el cuadro de Coapa.

El crecimiento de Universidad era notable, apretaba y daba pasos hacia delante, y en uno de esos intentos llegó el gol de las universitarias. Liliana Rodríguez tomó la pelota fuera del área, sin dudar sacó un fuerte tiro con la izquierda, la bola se elevó, Natalia Acuña, que estaba un poco adelantada, no pudo llegar al disparo, el balón casi entró por la escuadra y le dio la ventaja al 39’.

La reacción de América era obligada y tuvo su canche para igualar el partido, de nuevo por conducto de Daniela Espinosa, pero una vez más la delantera de topó con la portera felina que, prodigiosa, mantuvo la ventaja al tapar con la pierna.

Salió más insistente América, tenía que correr riesgos, empezó a jugar en campo rival. Fueron los mejores minutos de las Águilas, primero Orejel mandó un centro al que Mayra Pelayo le metió la cabeza, pero la echó por un costado.

El desconcierto pasó a la defensa universitaria, que concedió varias faltas en las afueras del área. Las americanistas se notaban más seguras y en cuatro minutos cambió su suerte de manera contundente.

Empató el partido con un autogol de Edna Santamaría en una pelota parada al 63’. Universidad no se repuso el golpe anímico. Se fueron del juego mentalmente, rechazaron mal una pelota, Montse cedió para Orejel que colgó la pelota, ni Flores ni Casandra remataron, pero el balón le quedó a Espinosa que la empujó con derecha (64’).

Las Pumas se desajustaron, no tuvieron tiempo de reaccionar, carecieron de pelota, eran una escuadra rota, sin capacidad para engancharse entre líneas. América supo que era su momento robó una pelota en media cancha. Montse la tomó y avanzó, la marca universitaria fue endeble, muy contemplativa de Deneva sobre Hernández, quien tiró raso y puso el 3-1 al minuto 67.

América mandó en el partido, Universidad estaba extraviado, las Águilas se impusieron en el medio campo y cortaron todos los circuitos de las universitarias que colapsaron abruptamente. Las americanistas no soltaron el mando del partido, certificaron su triunfo, uno que puede marcar el resurgir del equipo en la segunda parte del torneo.

Con información de: Milenio

Be the first to comment

Deja un comentario