Carlita Enríquez, se iba a casar con el dueño de la gasolinera “Petroquímica”

Por Florencia Basulto Nelsón

Municipiosur.com

Era EL “Día de los Novios” y Carla Enríquez Merlín, nieta consentida de Heliodoro Merlín Alor, recibiría el costoso anillo de compromiso de manos de su novio, propietario de la gasolinera “Petroquímica Cosoleacaque”, quien nunca llegó a la cena íntima, por azares del destino y Carla amanecería muerta al día siguiente. Ni llegaría al altar, ni abanderaría a Morena, partido con el que la familia Merlín pretendía renacer. Así terminaron sus sueños. Seguimos en espera de que la Fiscalía informe de los asesinatos de Gladys Merlín y de su hija, que conmocionaron al sur de Veracruz y de las dos líneas de investigación: la primera: la presunta participación de su escolta personal y la segunda: la muerte de Faustina N., una comerciante ambulante del centro de Minatitlán, con domicilio en el Ejido Tacoteno y quien murió en diciembre pasado, de un disparo en la cabeza, en el tianguis “El Tomito”, ubicado en la carretera federal, donde tenía un local por el que el sicario le cobró “derecho de piso”. De los terrenos de “El Tomito”, que fue rancho y restaurante, son propietarios los Merlín Castro, quienes cobran rentas a los vendedores poblanos. Los Merlín Ortiz vendieron una parte a los ambulantes. Lo ocurrido ha tocado el terreno electoral, pues se comenta que Gladys Merlín estaba dedicada a operar la candidatura de Carla y sostenía reuniones con personas clave para sumar votos, sin descartar que el dinero robado de las cajas fuertes, estaba destinado para la campaña política. El último cacique del sur, Heliodoro Merlín Alor, aún vive y también su esposa. Nació el 3 de julio de 1933 y en octubre pasado enfermó del corazón, fue internado en el mejor hospital de Veracruz, donde sus familiares alquilaron un piso completo, con un costo superior al millón de pesos. Permanece sedado para que no viva la realidad. Se dice que de su fortuna acumulada durante su cacicazgo, por dispendios de algunos de sus herederos, queda poco o quizá nada. Muchas gracias.

Be the first to comment

Deja un comentario