La ropa del rey danés enterrado

Agencia

Municipiosur.com

La catedral de Odense, en Dinamarca, ha albergado durante nueve siglos las reliquias del rey danés Canuto IV el Santo y su hermano Benedikt. Ambos fueron asesinados aquí en el año 1086, y solo unos años después, en el 1100, el Rey Canuto era santificado.

La historia de estas reliquias ha sido a veces turbulenta, y ha variado desde el culto inicial de los creyentes católicos a ser tapiadas y ocultadas después de la reforma protestante en 1536.

Desde el siglo XIX, los relicarios de madera de los dos hermanos han permanecido exhibidos en la catedral como objetos de patrimonio de importancia nacional.

Ahora, los investigadores han examinado algunos de los tejidos de los dos relicarios. Concluyen que el relicario del Rey Canuto ya no contiene los preciosos tejidos de seda colocados en él durante su consagración.

En lugar de eso, es probable que los tejidos del relicario de su hermano fueran en algún momento trasladados al del Rey Canuto.

Los relicarios de Canuto y Benedikt han sido durante mucho tiempo un rompecabezas en la historia danesa. Ambos contienen varios tejidos de seda y lino bien conservados y la pregunta es: ¿qué edad tienen y cuál es su contexto histórico?

Según fuentes históricas, ambos hermanos estaban cubiertos de valiosos tejidos cuando se consagraron. Estas fuentes han descrito cómo el relicario de Canuto en 1536 estaba revestido con una hermosa y rara seda.

Décadas después, ambos relicarios fueron tapiados en la catedral, colocados verticalmente de manera que los huesos y tejidos yacían en un montón en el fondo de cada relicario, y de aquí en adelante no hay informes sobre los preciosos tejidos en el relicario del Rey Canuto cuando fue reexaminado en 1694 y 1833.

“Es tentador sugerir que los preciosos tejidos del rey fueron robados en algún momento después de 1582”, dice el profesor y experto en arqueometría, Kaare Lund Rasmussen de la Universidad del Sur de Dinamarca.

Cuando los dos relicarios fueron retirados de sus escondites tapiados y preparados para ser exhibidos en 1874, los investigadores de la época se vieron desconcertados por la ausencia de los tejidos valiosos en el relicario del Rey Canuto (su hermano Benedikt tenía los tejidos más valiosos) y se declararon incapaces de juzgar a cuál de ellos pertenecían los tejidos encontrados.

Decidieron trasladar los mejores tejidos del relicario de Benedikt al del Rey Canuto, para dar una mejor impresión cuando se exhibieran bajo una tapa de vidrio. El profesor Kaare Lund Rasmussen y sus colegas han realizado análisis químicos de los tejidos en ambos relicarios y concluyen que son de la misma edad, y que su esta encaja con el año 1086, cuando los dos hermanos fueron consagrados.

“Junto con las fuentes históricas, esto nos convence de que hoy en día el Rey Canuto yace en su relicario con lo que en realidad son los tejidos del entierro de su hermano”, dice el profesor Kaare Lund Rasmussen.

Entre los textiles, destinados a Benedikt pero que luego se colocaron con Canute, hay una almohada con pájaros y un tejido llamado Seda de Águila.

“Son exquisitos y hermosos, pero los tejido del Rey Canute deben haber sido aún más exquisitos”, dice Kaare Lund Rasmussen.

Según los investigadores del Museo Nacional Danés, Ulla Kjær y Poul Grinder-Hansen, las lujosas sedas pudieron haber sido enviadas desde el sur de Italia a los relicarios de Dinamarca por la viuda del Rey Canuto, Edel, posiblemente traídas a casa por el medio hermano de Canuto, el Rey Erik I Ejegod.

En la época de la canonización y consagración de Canuto, el tejido de seda en Europa no se había establecido aún fuera de las fronteras del Imperio Bizantino y era un artículo de importación precioso y muy codiciado.

Con información de: Noticias de la Ciencia

Be the first to comment

Deja un comentario