Nuevo mapa fluvial de Marte

Agencia

Municipiosur.com

Tras quince años de obtención de imágenes y casi tres años dedicados a unir las piezas, por fin pudo crearse la imagen más grande jamás hecha de la superficie de Marte, un mosaico de 8 billones de píxeles. Ahora, el primer estudio que utiliza la imagen en su totalidad proporciona una visión sin precedentes de los antiguos sistemas fluviales que una vez cubrieron las extensas llanuras del hemisferio sur del planeta.

Estas rocas sedimentarias de tres mil millones de años de antigüedad, como las que figuran en el registro geológico de la Tierra, podrían ser objetivos valiosos para la futura exploración de los climas y la tectónica del pasado en Marte.

El trabajo, publicado en la revista Geology, complementa investigaciones ya disponibles sobre la historia hidrológica de Marte al cartografiar antiguas crestas fluviales (de ríos), que son esencialmente lo contrario del lecho de un río. «Si tienes un canal de río, esa es la parte de erosión de un río. Así que, por definición, no hay ningún depósito allí para que lo estudies», explica Jay Dickson, autor principal del trabajo. «Tienes ríos erosionando rocas, así que, ¿a dónde fueron esas rocas? Estas crestas son la otra mitad del rompecabezas». Usando el mosaico, en vez de imágenes más localizadas, dejemos que los investigadores resuelvan ese rompecabezas a escala global.

Marte solía ser un mundo húmedo, como lo demuestran los registros rocosos procedentes de antiguos lagos, ríos y glaciares. Las crestas de los ríos se formaron entre 4.000 y 3.000 millones de años atrás, cuando los grandes ríos de superficie llana depositaron sedimentos en sus canales (en lugar de que el agua solo cortara la superficie). Hoy en día se pueden encontrar sistemas similares en lugares como el sur de Utah y el Valle de la Muerte en los Estados Unidos, y el desierto de Atacama en Chile. Con el tiempo, los sedimentos se acumularon en los canales; una vez que el agua se secó, esas crestas fueron todo lo que quedó de algunos ríos.

Estas crestas están presentes solo en el hemisferio sur, donde se encuentran algunos de los terrenos más antiguos y rugosos de Marte, pero este patrón es probablemente un artefacto de su conservación. «Estas crestas probablemente solían estar por todo el planeta, pero procesos posteriores las han enterrado o erosionado», dice Dickson. «El hemisferio norte es muy liso porque ha renovado su superficie, principalmente por flujos de lava». Además, las tierras altas del sur son «algunas de las superficies más planas del sistema solar», dice Woodward Fischer, que estuvo involucrado en este trabajo. Esa excepcional planicie permitió una buena deposición sedimentaria, permitiendo la creación de los registros que se estudian hoy en día.

Que una región tenga o no crestas fluviales es una observación básica que no era posible hasta que se armó esta imagen de alta resolución de la superficie del planeta. Cada uno de los 8 billones de píxeles representa de 5 a 6 metros cuadrados, y la cobertura es casi del 100 por ciento, gracias a la «espectacular ingeniería» de la cámara de contexto de la NASA que le ha permitido operar continuamente durante más de una década. Un intento anterior de cartografiar estas crestas fue publicado en 2007 por Rebecca Williams, co-autora del nuevo estudio, pero ese trabajo estaba limitado por la cobertura y la calidad de las imágenes.

«El primer inventario de las crestas fluviales utilizando imágenes a escala de metros se realizó con datos adquiridos entre 1997 y 2006», dice Williams. «Estas tiras de imágenes eran simples muestras del planeta y proporcionaban instantáneas interesantes de la superficie, pero persistía la incertidumbre sobre si faltaban crestas fluviales debido a las lagunas de datos».

La resolución y cobertura de la superficie de Marte en el nuevo mosaico han eliminado gran parte de la incertidumbre del equipo, llenando las lagunas y proporcionando un contexto para los diversos rasgos geológicos. El mosaico permite a los investigadores explorar preguntas a escala global, en lugar de limitarse a estudios más localizados y a extrapolar los resultados a todo el hemisferio. Gran parte de las investigaciones anteriores sobre la hidrología de Marte se han limitado a cráteres o sistemas únicos, donde se conoce tanto la fuente como el destino de los sedimentos. Eso es útil, pero es mejor tener más contexto para entender realmente la historia ambiental de un planeta y para estar más seguros de cómo se formó un rasgo individual.

Además de identificar 18 nuevas crestas fluviales, el uso de la imagen del mosaico permitió al equipo reexaminar los rasgos que habían sido identificados previamente como crestas fluviales. Tras una inspección más detallada, algunas no estaban formadas por ríos después de todo, sino por flujos de lava o glaciares. «Si solo ves una pequeña parte de una cresta, puedes tener una idea de cómo se formó», dice Dickson. «Pero entonces lo ves en un contexto más amplio, y resulta ser el flanco de un volcán, y por tanto es un flujo de lava. Así que ahora podemos determinar con más confianza cuáles son las crestas fluviales, frente a las crestas formadas por otros procesos».

Ahora que tenemos una comprensión global de la distribución de los antiguos ríos de Marte, las futuras exploraciones – ya sea mediante rovers o mediante astronautas – podrían usar estos registros de rocas para investigar cómo eran los climas y las tectónicas del pasado. «Uno de los mayores avances de los últimos veinte años es el reconocimiento de que Marte tiene un registro sedimentario, lo que significa que no nos limitamos a estudiar el planeta hoy en día», dice Fischer. «Podemos hacer preguntas sobre su historia». Y al hacerlo, dice, no solo aprendemos sobre el pasado de un solo planeta, sino que también encontramos «verdades sobre cómo evolucionaron los planetas, y por qué la Tierra es habitable».

Como este estudio es solo el primero en utilizar el mosaico completo, Dickson tiene ganas de ver cómo se sigue utilizando en lo sucesivo. «Esperamos ver más y más estudios, similares en escala a los que estamos haciendo aquí, por otros investigadores alrededor del mundo», dice. «Esperamos que este estudio científico ‘inaugural’ sea un ejemplo de la escala de la ciencia que se puede hacer con un producto de este tamaño».

Con información de: Noticias de la Ciencia

Be the first to comment

Deja un comentario