Lagartos gigantes que aprendieron a volar a lo largo de millones de años

Agencia

Municipiosur.com

Los pterodáctilos y otros reptiles alados relacionados que vivieron junto a los dinosaurios mejoraron constantemente su capacidad de volar para convertirse en los mortales amos del cielo en el transcurso de millones de años.

Un nuevo estudio publicado en la revista Nature ha demostrado que los pterosaurios -un grupo de criaturas que se convirtieron en los primeros vertebrados voladores de la Tierra- evolucionaron para mejorar su rendimiento de vuelo a lo largo de su existencia de 150 millones de años, antes de que se extinguieran al mismo tiempo que los dinosaurios hace 66 millones de años.

Unos científicos de las universidades de Reading, Lincoln y Bristol llevaron a cabo el estudio más detallado hasta el momento sobre cómo evolucionan los animales para adaptarse mejor a su entorno con el paso del tiempo. Combinaron los registros fósiles con un nuevo modelo de vuelo basado en las aves de hoy en día para medir su eficiencia de vuelo y llenar los vacíos en nuestro conocimiento de su historia evolutiva.

Esto permitió a los científicos seguir la evolución gradual de los pterosaurios y demostrar que llegaron a ser el doble de buenos volando en el transcurso de su historia. También demostró que su evolución fue causada por pequeñas mejoras consistentes durante un largo período, en lugar de repentinos estallidos evolutivos como se había sugerido anteriormente.

El profesor Chris Venditti, biólogo evolutivo de la Universidad de Reading y autor principal del estudio, financiado por el Leverhulme Trust, dijo: «Los pterosaurios eran un grupo diverso de lagartos alados, con algunos del tamaño de gorriones y otros con la envergadura de una aeronave ligera. Los fans de la película Mundo Jurásico habrán visto una dramatización de lo enormes y letales que habrían sido estas criaturas. Su dieta consistía principalmente en otros animales, desde insectos hasta dinosaurios más pequeños. A pesar de que su destreza en el aire es bien conocida, la pregunta de si los pterosaurios mejoraron en el vuelo y si esto les dio una ventaja sobre sus antepasados ha desconcertado a los científicos durante décadas. Hay muchos ejemplos de cómo funciona la selección natural en escalas de tiempo relativamente cortas, pero hasta ahora ha sido muy difícil demostrar si las plantas o los animales se adaptan para ser más eficientes durante un largo período. Nuestro nuevo método nos ha permitido estudiar la evolución a largo plazo de una forma completamente nueva, y responder a esta pregunta por fin, comparando las criaturas en diferentes etapas de su secuencia evolutiva a lo largo de muchos millones de años».

Los pterosaurios evolucionaron a partir de animales terrestres y emergieron por primera vez como voladores en el período Triásico Temprano, hace unos 245 millones de años. Los primeros fósiles son de 25 millones de años más tarde.

Los científicos monitorearon los cambios en la eficiencia del vuelo de los pterosaurios usando fósiles para medir su envergadura y tamaño corporal en diferentes etapas. Su nuevo modelo basado en aves vivas se aplicó a los datos de 75 especies de pterosaurios, lo que demostró que estos gradualmente mejoraron su vuelo a lo largo de millones de años.

Los modelos mostraron que los pterosaurios adaptaron la forma y el tamaño de su cuerpo para utilizar un 50% menos de energía al volar, a lo largo de su historia de 150 millones de años. Mostraron que las criaturas aumentaron su masa 10 veces, y que algunas de ellas llegaron a pesar más de 300 kg.

El nuevo método también reveló que un grupo de pterosaurios – los azdarcoideos – era una excepción a la regla. Los científicos han estado en desacuerdo sobre lo bien que estos animales volaban, pero el nuevo estudio mostró que no mejoraron a lo largo de su existencia.

El aumento del tamaño de los azdarcoideos parecía proporcionarles una ventaja de supervivencia, con un animal – el Quetzalcoatlus – que creció hasta la altura de una jirafa.

La Dra. Joanna Baker, bióloga evolutiva y coautora en la Universidad de Reading dijo: «Esta es una evidencia única de que aunque estos animales eran voladores competentes, probablemente pasaban gran parte de su tiempo en el suelo. Un vuelo altamente eficiente posiblemente no les ofreció mucha ventaja, y nuestro hallazgo de que tenían alas más pequeñas para su tamaño corporal está en línea con la evidencia fósil de su reducida dependencia del vuelo».

El profesor Stuart Humphries, biofísico y autor de la Universidad de Lincoln señaló: «Una de las pocas cosas que no han cambiado en los últimos 300 millones de años son las leyes de la física, así que ha sido genial usar esas leyes para entender la evolución del vuelo en estos increíbles animales».

Por su parte, el profesor Mike Benton de la Universidad de Bristol dijo: «Hasta hace poco, los paleontólogos podían describir la anatomía de las criaturas en base a sus fósiles y calcular sus funciones. Ahora es realmente emocionante poder calcular la eficiencia operativa de los animales extintos, y luego compararlos a través de su evolución para ver cómo ha cambiado la eficiencia. No solo tenemos que mirar los fósiles con asombro, sino que podemos llegar a comprender lo que nos dicen».

Con información de: Noticias de la Ciencia

Be the first to comment

Deja un comentario