Descubren una nueva especie de pterosaurio

Agencia

Municipiosur.com

Se ha descubierto una nueva especie de pterosaurio pequeño, de tamaño similar al de un pavo, que no se parece a ningún otro pterosaurio visto antes debido a su largo y delgado pico sin dientes.

El trozo de pico fosilizado fue un hallazgo sorprendente y se asumió inicialmente que era parte de la aleta de un pez, pero un equipo de paleontólogos de las universidades de Portsmouth y Bath detectó la inusual textura del hueso – visto solo en pterosaurios – y se dio cuenta de que era un trozo de pico.

El profesor David Martill de la Universidad de Portsmouth, que fue coautor del estudio, dijo: «Nunca antes habíamos visto nada como este pequeño pterosaurio. La extraña forma del pico era tan única, que al principio los fósiles no fueron reconocidos como pertenecientes a un pterosaurio».

Una cuidadosa búsqueda en los estratos de Kem Kem del Cretácico tardío de Marruecos, donde se encontró este hueso en particular, reveló fósiles adicionales del animal, lo que llevó al equipo a concluir que era una nueva especie con un pico largo y delgado, como el de un Kiwi.

El autor principal del proyecto, el estudiante de doctorado de la Universidad de Portsmouth Roy Smith, dijo: «Imagínense lo encantado que estuve, mientras trabajaba en el campo en Marruecos, al descubrir la mandíbula inferior, coincidente con la mandíbula superior encontrada por el Dr. Longrich de este animal fósil totalmente único».

La nueva especie, Leptostomia begaaensis, usaba su pico para sondear la tierra y el barro en busca de presas ocultas, cazando como los actuales kiwis para encontrar gusanos, crustáceos y quizás incluso pequeñas almejas de caparazón duro.

Los pterosaurios son los primos menos conocidos de los dinosaurios. Se conocen más de 100 especies de estos reptiles alados, algunos tan grandes como un avión de combate y otros tan pequeños como un gorrión.

Según el profesor Martill: «Las dietas y estrategias de caza de los pterosaurios eran diversas: probablemente comían carne, pescado e insectos. Los pterosaurios gigantes de 200 kg probablemente comían lo que querían. Algunas especies perseguían comida desde el aire, otras acechaban a sus presas en el suelo. Ahora, los fragmentos de este pequeño pterosaurio notable muestran un estilo de vida previamente desconocido para los pterosaurios».

Los científicos utilizaron una tomografía computarizada (CT) para revelar una increíble red de canales internos para los nervios que ayudaban a detectar presas bajo tierra.

El Dr. Nick Longrich, del Centro Milner para la Evolución de la Universidad de Bath, dijo: «El leptostomia pudo haber sido en realidad un pterosaurio bastante común, pero es tan extraño que la gente probablemente ha estado encontrando trozos de esta bestia durante años, sin que supiéramos lo que eran hasta ahora».

Con información de: Noticias de la Ciencia