Gregorio Gómez Valles, se convirtió en “ratón”. Al Secretario General del Sindicato Independiente del ITESCO, lo corrieron y lo denunciaron por corrupto. La Fiscalía General, de Verónica Hernández, debe de agilizar las investigaciones para llevar ante un juez al señor Gómez, y si se comprueba que se “chingo” dinero del ITESCO, pues hay que meterlo a la cárcel. Los “lidercillos sindicales”, todos, hicieron del ITESCO su “minita de oro” donde se convirtieron en hombres y mujeres: ricos, poderosos y prepotentes. La “Cuarta Transformación” de Andrés Manuel López Obrador y Cuitláhuac García Jiménez, combaten la “corrupción sindical”. Si llevan a juicio y meten a la cárcel a Gregorio Gómez Valles, se les enviaría un “mensaje” a los líderes sindicales

Los “mensajes” de don Andrés Manuel López Obrador, todos ellos relacionados con los sindicatos, ha sido muy claros: “No vamos a permitir que los líderes sindicales se sigan aprovechando de los trabajadores…y tampoco vamos a permitir más actos de corrupción de estos señores quienes no tienen llenadera”. La firme postura del Presidente de la República ha sido “replicada” en el gobierno estatal que encabeza don Cuitláhuac García Jiménez, quien también lucha para combatir la corrupción que generan los dirigentes sindicales en Veracruz. Pues bien, hace algunas horas, quedó al descubierto que Gregorio Gómez Valles, Secretario General del Sindicato Independiente de Trabajadores del ITESCO, es un consumado “pillo”, pues en varias ocasiones “se fue con la cochina al monte”, lo cual significa, de acuerdo a la denuncia que se puso en su contra en la Fiscalía General del Estado, que fue acusado de peculado, uso ilícito de funciones e incumplimiento de un deber legal. Un consumado sinvergüenza es el que tienen como líder los socios del “Sindicato Independiente”. La “manifestación” que realiza Gregorio Gómez Valles, contra el director del ITESCO, Bulmaro Salazar Hernández y varios directivos de la institución educativa, la hace para “negociar” y no ir la cárcel por “ratón”. Los integrantes del “Sindicato Independiente” no pueden seguirle el juego a su líder sindical, pues se comprobó que se chingo bastante dinero del ITESCO, el cual utilizó para su “beneficio personal”, lo cual significa, que se “tragó” toda la lana ilícita, sin repartirle a los integrantes de su directiva y asociados. El gobierno de Veracruz, a través de la Secretaría de Educación de Veracruz, Subsecretaría de Educación Medio Superior, Dirección de Educación Tecnológica y dirección general del ITESCO, hicieron bien es denunciar todas y cada una de las “tranzas” de Gregorio Gómez Valles. Quedó comprobado que Gregorio es un consumado corruptazo. Pero lo que más se celebra de las autoridades educativas de Veracruz, es que a Gregorio Gómez Valles, lo hayan “puesto de patitas en la calle”. México y Veracruz, ya no está para soportar a dirigentes sindicales corruptos. Ahora bien, lo que urge es que la Fiscalía General del Estado, bajo la responsabilidad de doña Verónica Hernández, agilice las investigaciones para llevar a proceso judicial a Gregorio, para luego, de confirmarse que se robó dinero del ITESCO, pues meterlo a la cárcel y exigir que “vomite” todo lo que se “comió”. ¡Señores!, los líderes sindicales del ITESCO, los cuales son varios, deben de entender que el tecnológico de Coatzacoalcos ya dejo de ser su “minita de oro”, una minita de oro, que antes que llegará el gobierno estatal de MORENA, los hizo: ricos, intocables y prepotentes. Hoy los tiempos son muy diferentes, y lo son porque la “Cuarta Transformación” del Presidente de la República y el Gobernador de Veracruz, no permiten la corrupción de nadie, y mucho menos de dirigentes sindicales que tienen su área de influencia en escuelas e institutos educativos estatales. Cuitláhuac García Jiménez, Gobernador de Veracruz; Zenyazen Escobar García, Secretario de Educación en Veracruz; Jorge Miguel Uscanga Villalba, Subsecretario de Educación Media Superior; David Hernández Santiago, director de Educación Tecnologica y Bulmaro Salazar Hernández, director general del ITESCO de Coatzacoalcos, no deben “doblarse” con los balines “chantajes” de los dirigentes sindicales, como hoy es el caso de Gregorio Gómez Valles. Debe de ser todo lo contrario, a esta clase de líderes sindicales, como el señor Gómez Valles, los deben de meter a la cárcel para que sirvan como ejemplo que la corrupción no se permite en el gobierno de Veracruz. Con Gregorio Gómez Valles, Secretario General del Sindicato Independiente del ITESCO, no deben de tener piedad, al señor, luego de los delitos que cometió, solo queda aplicarle todo el peso de la ley ´para que nunca más se pase de “vivo” y “listo”. El dato dato duro: 1.-¿Saben porque Gregorio Gómez Valles odia a Bulmaro Salazar?, por la única razón que Bulmaro no le permitió robará al ITESCO. Salazar Hernández, y que lo anterior se escuche lejos, fue enviado al ITESCO de Coatzacoalcos por Cuitláhuac García Jiménez, para poner orden, y esto significa “cero tolerancia” a la corrupción. La “mano dura” y aplicación de la ley de parte de don Bulmaro Salazar al interior del ITESCO, es lo que trae “encabronados” a todos los líderes sindicales del ITESCO, pues ya no pueden “meterle la mano al cajón”. Fin del comunicado: (Artículo Escrito Por Federico Lagunes Peña).