IA y WhatsApp pueden atender en dudas sobre Covid-19

Agencia

Municipiosur.com

Las redes de comunicación viven una nueva emergencia a tres años del terremoto del 19 de septiembre de 2017. La urgencia esta vez la ha desatado la contingencia sanitaria por el coronavirus Covid-19, que amaga con crear “embotellamientos” en las redes móviles y fijas por el creciente tráfico de video y datos, debido al teletrabajo y el aislamiento obligatorio en los hogares, pero también por la creciente demanda de test virtuales para identificar si una persona es portadora de ese virus respiratorio.

Hasta el domingo 22 de marzo, los mexicanos habían enviado 102,000 mensajes de texto o SMS a un número telefónico dispuesto por las autoridades para practicarse autodiagnósticos de Covid-19, un sistema que busca indicios de esta enfermedad para remitirlos después a un médico que atiende directamente vía telefónica, todo un protocolo con el que el gobierno mexicano intenta alejar a la red hospitalaria de posibles colapsos por personas que no sufren el virus.

Y si la comunicación por voz y telefonía de ese número gubernamental no viaja aún por redes IP, se corre el riesgo de que desmaye por la intensa demanda del servicio, como ocurrió en 2017 con las comunicaciones de las personas que intentaron viajar en tiempo real y no a través de otras plataformas de comunicación como WhatsApp, pues varias infraestructuras quedaron desconectadas por el sismo de entonces.

A tres años de esa emergencia, existen ahora aplicaciones que pueden facilitar la comunicación gobierno-ciudadano o empresa-trabajador; algunas de ellas muy conocidas por el común de los usuarios, como WhatsApp.

Aivo es un desarrollador de tecnología que interactúa con los usuarios de una manera más parecida a una comunicación humano a humano, gracias a la Inteligencia Artificial (AI por su sigla en inglés).

Aivo se encuadra en una industria donde los primeros jugadores, en un término más analógico, fueron Cisco y Avaya, y ahora más competido por otras marcas como Wavy o Nice. Se trata del nicho de negocio de los chat bots, de alguna forma también competidor y aliado de los contact centers y con valor de mercado este año de 1,340 millones de dólares, pero con gran potencial de crecimiento, 31% anual en 2019, ante la posibilidad que abre la Inteligencia Artificial de hacer trabajo remoto para los centros de contacto.

Con información de: El Economista