Cuitláhuac García, empezó a tomar el “control político” en Veracruz. Con la llegada de: Esteban Ramírez Zepeta y Javier Gómez Cazarín al liderazgo estatal de MORENA. El gobernador manda el claro “mensaje político” que él es quien manda en Veracruz. Manuel Huerta, solo será el delegado del gobierno federal en Veracruz, ya no tiene el “control” de MORENA en Veracruz. Cuitláhuac ha empezado a cortarse varios “cordones políticos umbilicales” de cara a las elecciones del 2021. Si MORENA gana, el éxito será para Cuitláhuac. Si MORENA pierde, el fracaso será para García

¿Cuál es la “percepción política” que existe en Veracruz desde el 1 de diciembre del 2018 cuando Cuitláhuac García Jiménez tomó protesta como gobernador constitucional de Veracruz?, solo una, que él, “compartía” el poder estatal con: Manuel Huerta Ladrón de Guevara, actual delegado del gobierno federal en Veracruz y Eric Cisneros Burgos, Secretario de Gobierno. ¡Es más!, desde el 1 de diciembre del 2018, hasta la semana pasada, tanto al interior de los socios de MORENA que están encaramados en el “pinche poder”, así como en la mente de los “rivales políticos”, como son los: priistas, panistas y perredistas, se atrevían a decir que Cuitláhuac era el “Tercer Gobernador”, que arriba de él, estaban: Cisneros y Huerta. Desde hace 15 meses y algunos días, ese era el supuesto “secreto a voces” en todo el territorio veracruzano. En todo un año y medio, García Jiménez, en efecto “aguanto vara”. Como el buen gavilán que no chilla, el gobernador de Veracruz, espero el momento adecuado para actuar en favor de lo que es su “grupo compacto”, donde él es la cabeza de ese grupo. ¡Señores!, desde la semana pasada, Cuitláhuac, dio el primer “manotazo en la mesa” para empezar a poner orden. Y el “manotazo en la mesa”, fue preciso, es decir, fue “duro y a la cabeza”. El Jefe del Ejecutivo Estatal, tomó el “control político” de su partido político en Veracruz. A pesar de las “resistencias” que se dieron, el gobernador llevó al “poder” de MORENA a dos de sus principales piezas de su “ajedrez políticos”, y aquí hay que citar los nombres de: Esteban Ramírez Zepeta, su ex jefe de asesores y Javier Gómez Cazarín, presidente de la Junta de Coordinación Política en el Congreso Estatal. Desde la semana pasada, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, dejo de ser el dueño de MORENA en Veracruz, ahora, dicho personaje, solo se queda como un simple mortal, con la cartera de delegado del gobierno federal en Veracruz. Don Manuel, y que lo anterior se escuche lejos, “ya no le meterá mano” a MORENA, y lo anterior quiere decir, que su márgenes de “maniobra” y “negociaciones” para conseguir “beneficios políticos”, se reducen en un alto porcentaje. Ahora, si Huerta quiere “cargos de elección popular” para sus “cuates” en el 2021, los favores se los tendrá que pedir en forma directa a Cuitláhuac García. El gobernador, desde ya, será su principal “filtro político”. El mismo “mensaje político” que le llegó a Manuel Huerta, es para Eric Cisneros. Los datos duros: 1.-El gobernador de Veracruz, ya tiene bajo su “control absoluto” el quehacer político que se practica en Veracruz bajo las siglas de MORENA. 2.- ¿Qué es lo que viene ahora?, algo muy simple, lo que próximamente veremos será un “manotazo en la mesa”, pero ahora en el área administrativa. 3.-¿Qué dignifica lo anterior?, pues que Cuitláhuac, empezará a gobernar con sus “leales”, y esto nos indica que abra cambios en el futuro próximo al interior del gabinete. EL MEGA DATO: 1.-Quienes durante 15 meses y algunos días han considerado a Cuitláhuac García Jiménez, un gobernador “debilucho”, ¡pues fíjense que no es así!, es todo lo contrario, Cuitláhuac, con los “movimientos políticos” que realizó, nos da una enseñanza, de cómo se debe de “mover el abanico político”. Cuitláhuac, entró a un interesante periodo de “maduración política”, el cual le deberá de preocupar a quienes durante un año y medio lo han considerado “débil” y hasta “tonto”. García Jiménez, no es ningún “tonto” y tampoco “débil”, él, es un hombre con muchos “riñones”, esos que ya se los empezó a “enseñar” a quienes lo acompañan en su gobierno y a sus “rivales políticos”. Ahora, todo mundo tendrá que poner su espaldita en la pared para que luego no se digan violados o abusados. (Artículo Escrito Por Federico Lagunes Peña).