El “infierno ambiental” de la Cuenca Baja del Río Coatzacoalcos, solo existe en las “declaraciones” de los funcionarios. El 12 de diciembre Víctor Manuel Toledo, Secretario de Salud, anunció la gravedad de la contaminación en el “Coatzacoalcos”, y hasta el momento no se han tomado acciones para “curar” al río y así evitar que los niños porteños se sigan contaminando con plomo. Rocío Pérez, Secretaria del Medio Ambiente, no sabe ni que honda, solo hace declaraciones “al ahí se va”. Nadie “mete en cintura” a las petroquímicas

¿Cuántas veces José González Blanco, ex Secretaria del Medio del Medio Ambiente y Recursos Naturales, “se paró” en el basurero de “Las Matas”. Cuando menos en unas ocho ocasiones. En cada visita que realizaba la señora González, declaraba que la “remediación” del basurero iba “viento en popa”. A doña Josefa la “corrieron” del gobierno federal, y hasta el momento el basurero de “Las Matas”, casi sigue igual, poco es lo que se trabaja en su “sanación”, ¡bueno!, tan mal andas las cosas, que el nuevo titular de la SEMARNAT, Víctor Manuel Toledo, todavía “no pone un pie” en “Las Matas”, y eso que la “remediación” es un compromiso del Presidente de la República con los habitantes de: Minatitlán, Cosoleacaque y Coatzacoalcos. Pero olvidemos por un momento el basurero de “Las Matas”, hoy lo que se tiene que “tocar” con mucha objetividad es el grave caso de contaminación de la “Cuenca Baja del Río Coatzacoalcos”. ¡Señores!, el 12 de diciembre pasado, don Víctor Manuel Toledo, Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, en presencia de don Andrés Manuel López Obrador, en la “Conferencia Mañanera”, dio a conocer una información muy grave y que afecta a los habitantes del municipio de Coatzacoalcos. El señor Toledo afirmó que el Río Coatzacoalcos es un “infierno ambiental” y tan canija está la situación, que “grito” que su dependencia tenía informes reales, en el sentido que “niños porteños” tenían plomo en su sangre, lo cual los enferma de cáncer. Don Víctor Manuel, el mismo 12 de diciembre, cito con preocupación: “Ante la grave situación, se debe de establecer un programa de atención en coordinación con Secretaría de Salud para atender a la población que ha resultado dañada…se deben de tomar acciones inmediatas para evitar que los niños se sigan contaminando con plomo”. El próximo día 12 de enero se va a cumplir un mes de tan escalofriante pronunciamiento de Víctor Manuel Toledo, ¿y adivinen que es lo que ha pasado en estos últimos 26 días?, pues que nadie a “movido un dedo” para evitar la contaminación del Río Coatzacoalcos. Todo quedó en meras “declaraciones alarmistas”. La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales y mucho menos la Secretaría de Salud s cargo de Jorge Alcocer Varela, han tomado acciones para combatir con seriedad y honestidad el llamado “infierno ambiental” que es el Río Coatzacoalcos. El dato duro: 1.-Y con relación a la Secretaria del Medio Ambiente de Veracruz, pues ahí la cosa esta mucho peor, ¿el motivo?, su titular, es decir Rocío Pérez Pérez, solo habla de “derrames de aceite” en el sur, pero nunca se va al fondo del problema, y no lo hace porque es una funcionaria estatal muy limitada en su conocimiento profesionales de los “temas ambientales”. Pérez, no sabe dónde está parada. Sus “limitaciones” y falta de “conocimientos” la hacen ser una muy “funcionaria gris” en el gabinete de Cuitláhuac García Jiménez. El súper dato: 1.-Si ya se hizo oficial que el Río Coatzacoalcos es un “infierno ambiental” y donde los niños porteños se están enfermando de cáncer, lo que urje es que los legisladores: Claudia Balderas, Tania Cruz Santos, Amado Cruz Malpica, Gonzalo Guizar Valladares, Mónica Robles Barajas, Sergio Gutiérrez Luna, Carmen Medel Palma y Lalo Ríos Fararoni, cada uno de ellos, en sus respectivas “tribunas legislativas”, griten que hay que rescatar al “Río Coatzacoalcos”, pero sobre todo que hay que “meter en cintura” a las empresas petroquímicas, tanto privadas, como del gobierno, para que dejen de contaminar al “Coatzacoalcos” y dejen de enfermar a la población de: Coatzacoalcos, Minatitlán y Nanchital. (Artículo Escrito Por Federico Lagunes Peña).