En España mueren al año 3.000 personas por bacterias resistentes

La resistencia a antibióticos es dinámica y evoluciona rápidamente

Municipiosur.com
Agencias

Descubiertos en la década de 1930, la aparición de los antibióticos supuso el freno para miles de enfermedades infecciosas bacterianas para las que hasta entonces no había cura.

Sin embargo, su uso excesivo e inadecuado ha contribuido a que los microrganismos hayan adquirido la capacidad de sobrevivir en su presencia y pongan en riesgo la vida de miles de personas al año.

Por ello, la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos –que arranca el 18 de noviembre, Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos– recuerda la importancia de utilizarlos de manera adecuada y moderada.

Se trata de una cita anual promovida por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) para concienciar a la población y a los profesionales sobre los riesgos que conlleva su utilización inadecuada y la necesidad de moderar su uso.

De esta forma, una reciente campaña puesta en marcha por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (MSCBS) recuerda que los antibióticos no valen para todo y reitera que su uso indebido y excesivo supone un riesgo para la salud de todos.

En este sentido, cabe destacar que algunas de técnicas médicas avanzadas como trasplantes, tratamientos del cáncer o grandes cirugías no serían posible sin una cobertura antibiótica eficaz.

El uso excesivo de estos medicamentos es una de las causas fundamentales de la aparición y propagación de bacterias resistentes, uno de los mayores retos globales de la medicina moderna.

Cada año 33.000 personas mueren en toda Europa como consecuencia de infecciones hospitalarias causadas por bacterias resistentes. Según las cifras del Registro del Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD), en España se contabilizan alrededor de 3.000 muertes anuales por este mismo motivo.

La resistencia a antibióticos es dinámica y evoluciona rápidamente, limitando de manera importante las alternativas terapéuticas en las infecciones producidas por bacterias patógenas con resistencia a múltiples antibióticos.