“Coatza Uno”, la “ratería”

Por Federico Lagunes Peña

DE POLITICAS

En agosto del 2016, el entonces delegado de la SCT en Veracruz, William Knight Bonifacio, quien es suegro del ex Senador del PAN, Roberto Gil Zuarth, se presentó en el “Puente Coatzacoalcos Uno”, y ahí, frente a un mundo de periodistas presumió lo siguiente: “Esta nueva parrilla del “Puente Coatza Uno”, no la rompe ni Superman…la parrilla no es de acero y tampoco de fierro…es de una súper fibra de carbono, por lo tanto es indestructible”. ¿Saben cuánto le costó la supuesta parrilla de fibra de carbono a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes?, pues nada más que 150 millones de pesos. El pago por dicha parrilla, “indestructible”, se lo hicieron a la empresa “Freyssinet de México”. ¡Señores!, desde el 2016 a la fecha, la parrilla del “Puente Coatza Uno”, ha tenido que ser reparada en varias ocasiones, pues cada rato tiene “fallas” en su estructura, lo que pone en peligro la vida de los automovilistas que pasan por el citado puente. Hoy, de nuevo, la famosa parrilla se encuentra en etapa de mantenimiento. La verdad que da coraje que funcionarios federales, como fue el caso de don William, agarren de tontos a los ciudadanos. Si una obra merece ser investigada por el gobierno de la “Cuarta Transformación”, es la que se hizo en el “Puente Coatza Uno”, donde el presupuesto original en el 2011, para rehabilitar el puente, era de 150 millones de pesos, pero al llegar el 2016, cuando se terminó la rehabilitación, resultó que el costo total fue de 1,391 millones de pesos, donde no iba incluida la parrilla de “fibra de carbono”. Hoy, de nuevo, se trabaja en la reparación de la parrilla del “Coatzacoalcos Uno”, otra vez la SCT le está metiendo dinero. Lo que queda en claro, es que el: mantenimiento, rehabilitación y reparación de la estructura del “Coatza Uno”, desde un principio se dio un descarado “robo en despoblado”. La SCT, a cargo de Javier Jiménez Espriú, no puede ser ajena a estas brutales irregularidades que se cometieron hace poco, es decir, apenas en el sexenio pasado. Tampoco José Alberto Vega Regalado, delegado en Veracruz de la SCT, puede ser “omiso” al “cochinero” que le dejaron en el puente Coatza Uno”. ¿Por qué no hacer una investigación y auditoria a los presuntos trabajos que se realizaron en el “Coatza Uno”, donde los únicos “ganones” fueron los dueños de la compañía “Freyssinet”, en complicidad con las antiguos funcionarios de la SCT. Ojala la “Cuarta Transformación” tenga esa “voluntad” para investigar y recuperar el dinero que fue robado en el “Coatza Uno”. Comentarios: federico.lagunes@hotmail.com Tel: 9211353044.